miércoles, 10 de mayo de 2017

¡Empecemos!

     "¿Por qué el bajo?"
     Pregunta interesante: es un instrumento que me llama la atención, aunque físicamente parece una guitarra, en realidad no lo es, y su misión es diferente (da ritmo en lugar de melodía)
     Cuando era adolescente y escuchaba a Héroes del Silencio, me llamaba mucho la atención el look de Joaquín Cardiel.
     Más adelante, en un concierto de Amaral, tuve la suerte de conocer a Manolo Mejía, el bajista que tenían entonces (un chaval muy majo), y escuchando a los Mojinos Escozíos, Zippy, su bajista, se me antoja un tío muy cachondo.
     No puedo dejar de mencionar a otra gente que también le han dado a los graves como Tere Encachimbada (20 años ya de amistad), Julio Alejandre(bajista de La Voz del Desierto, y una persona súper humilde) y nuestro llorado José María Mora (en los inicios de Lagarto Amarillo tocaba el bajo, y era al principio con quien más trato tenía).
     Es verdad que veo rasgos de todas estas personas en mí (y otros en algunos casos que me gustaría tener); y es también en parte por ello, que mis intentos de ser también bajista es mi forma de homenajear a todas estas personas.
    ¡Va por vosotros!

   
     Primer escollo: no tenía bajo, y como en casa ya había cuatro guitarras, estaba obligado a deshacerme de una de ellas para poder meter u nuevo instrumento en casa. Mi amigo Samu accedió a cambiarme su bajo eléctrico por una de mis guitarras, pero cuando me lo trajo ¡Oh, sorpresa! Me dijo que no era necesario darle una de mis guitarras.

    Segundo escollo: No tengo ni p... idea de cómo empezar, ni pasta para pagarme unas clases (ni sé leer partituras), solución: Me compré un libro para principiantes, a la par que mi mujer me regalaba otro. En ese aspecto, no debería tener problemas.


¿Que no me dejáis tocar algo amplificado?
¡Pues me hago con un instrumento acústico!
Tercer obstáculo (Por si no tuviera ya bastantes): Resulta que en el coro donde toco no son amigos de los instrumentos eléctricos porque requieren amplificadores para que suenen, y pueden tapar al resto de guitarras (3-4 que tocan exactamente lo mismo), por lo que me veo abocado a buscar un bajo acústico que no me cueste demasiado, pues ya tengo a la parienta mosca con eso de no haberme desecho de una de mis guitarras. Tras escapárseme 4 auténticas gangas en Wallapop, encontré otra en Ebay. ¿El problema? Me lo enviaron a través de SEUR, y pasó lo que pasó, que el paquete, después de extraviarse dos veces, llegó roto, y hubo que devolverlo al vendedor.

   Pero se ve que Dios aprieta, pero no ahoga. Tras una nueva búsqueda, fue casi a la vez que vendí una de mis guitarras y encontré otra muy buena oferta. Tan buena, que además la pedí el Día 2, y el día 8 ya lo tenía en casa. Aquí tenéis las fotos.

     Contento lo estoy un rato. No, no soy un profesional, por lo que no soy muy quisquilloso con el tema de la calidad. Con que esté bien y suene, me es suficiente.

    No obstante, y tal vez por la nostalgia de mis tiempos de aprendizaje de guitarra, quiero lanzarme a coger canciones de misa en tablatura para bajo, e ir aprendiendo a partir de ahí. Y justo me encuentro con otro obstáculo: No hay NADA en la web. Tocará ir investigando para ver cómo se puede hacer, y desde ahí me comprometo a una cosa:
   
   Si soy capaz de sacar las canciones y cómo tocarlas de la forma más fácil posible, me comprometo a ir subiéndolas a este mismo blog para ayudar a todo el que se encuentre en mi situación. Soy un hombre de palabra.

   ¡Deseadme suerte, que estoy muy ilusionado con el proyecto!

¡Qué bonito es! ¿Verdad? Pues aún no tiene nombre

sábado, 6 de mayo de 2017

Perdón y Amén

   Lagarto Amarillo vuelven con trabajo nuevo en Septiembre, y para ir abriendo boca, nos dejan este aperitivo llamado "Perdón y Amén". Disfrutadlo

Día 385 (casi un mes desde mi última entrada en el diario)

Llevo una semana estancado en el mismo peso. Además, he tenido lo que no me ha pasado en todo este tiempo; y es que en cuanto comía algo más denso de lo habitual (o más deprisa), tenía que ir al baño corriendo a echarlo todo. Con ese "cuerpo de jota", lo de ejercitarme ni se me pasaba por la cabeza. He estado arrastrando una debilidad tremenda esta semana que me ha obligado incluso a dormir siesta y acostarme prontísimo en comparación con los días anteriores.
Sé que es un paso hacia atrás, pero por prudencia, he optado por volver a la dieta líquida en las cenas, para evitar esos malestares.

Se supone que la próxima semana comienzo la masticación, pero con los antecedentes de los últimos días, no las tengo todas conmigo. Cuando ya, además te dicen frases del estilo: "se te ve la cara demacrada", "estás pálido", "Se te notan andares débiles"... dan ganas de decirle a la gente que mejor no te digan nada, no sea que alguno me entierre. Cuesta admitirlo, pero en efecto, estoy en bastante baja forma; y eso da al traste con mis aspiraciones de volver a hacer vida normal cuanto antes..

Dos semanas de médicos por delante (incluyendo al cirujano). ¡A ver qué me dicen!

martes, 18 de abril de 2017

Día 367

Empecé ayer la rehabilitación tras una semana y media bastante rara de tener sensación de estar siempre lleno, y por lo tanto, no poder comer nada, pues las ganas de echarlo todo eran inmensas.
Como consecuencia lógica de la menor ingesta de alimentos, vino una debilidad completa que me impidió salir a caminar, nadar...

Parece que esta semana la cosa empieza a mejorar y puedo retomar los hábitos de deporte. Supongo que se trataba de un pequeño tropezón antes de volver a ponerse a caminar

jueves, 13 de abril de 2017

Hace 8 años

    El tiempo vuela que es una alegría:
    Hace cosa de 8 años que decidí abrir este blog (que por aquel entonces se llamaba asisesientenloshumanos.blogspot.com), en el que decidí ir poniendo mis reflexiones y demás.
     Durante este tiempo, no sólo mis reflexiones, si no paridas, enlaces de interés, y demás cosillas han ido apareciendo aquí. También he compartido mis gustos, he puesto revisiones de películas y series, he integrado mi viejo blog de cocina, e incluso me he atrevido a intentar enseñaros a tocar la guitarra. También es donde he ido colgando mis relatos e intentos de poemas, y donde más recientemente, os he ido poniendo al día sobre mi lucha contra el sobrepeso y mi adicción a la comida.
   ¿Qué deciros? Que muchas, muchísimas gracias por seguirme y apoyarme. Y que por otros 8 años más (por lo menos)

martes, 4 de abril de 2017

Día 353

Pasamos a fase 3 (purés, ya algo más sólido que las cremas). Aumentamos la variedad de comida (purés de legumbres, manzana asada y compotas de frutas, alguna galleta ocasional...), y reducimos la cantidad de proteínas (eso de echarlas hasta en los zumos era un poco demasiado), me reducen además las tomas de 7 a 6.

El progreso es bastante bueno; como os dije, la báscula de endocrino da dos kilos más, pero aún así, como también me los dio la vez anterior, el cómputo de pérdida de peso sigue siendo excepcional ("Es raro perder más de 5-6 kilos en la fase 2" me han dicho) Preguntando por el tema de la piel sobrante, me han dicho que en casos como el mío, en el que se pierde tan rápido, en lugar de demorar dos años (lo habitual), la cosa puede ser mucho antes.

Al preguntar por los estancamientos de peso la respuesta también es clara. Al estar ejercitando, por mucho cardio que sea, estoy desarrollando musculatura, la cual pesa incluso más que la grasa. Cuando me tire un mes sin perder peso, es que habré estabilizado y llegado al que tengo que pesar realmente, que pueden ser lo 80 kgs que me dijeron en su día, o no.

¿Dónde estará el límite?

domingo, 26 de marzo de 2017

Día 343:

¿Qué tal estás? ¿Cómo te sientes? Son las preguntas que más me repiten. ¿Sinceramente? Ni yo mismo lo sé; ni bien, ni mal... diferente. Estoy entrando en ropa que hacía ya diez años que ni me ponía, y ando en un peso que no tenía desde hace por lo menos 11 años.

Esta semana hay días que no podía ni terminarme las comidas, y he dejado platos no sin terminar, si no ¡a la mitad!. De vez en cuando siento una sensación parecida al hambre, pero no son los ataques de voracidad que padecía; y desde luego, la sensación perpetua de hambre tampoco está. Justo cuando creí que había dejado atrás los mareos, estos han vuelto a visitarme esta mañana, haciendo una odisea el mero hecho de ponerme en pie.

En esta fase de dieta (que en 15 días quedará atrás) he aumentado las proteínas (es en serio, debo añadirme proteína en TODAS las tomas, incluyendo los zumos de frutas). En teoría era necesario para poder hacer ejercicio, todo cardio, nada de esfuerzos ni peso, y queriendo obedecer, pero sobre todo recuperarme, me puse manos a la obra. En efecto, tengo energía para poder caminar, ir a paso ligero, e incluso nadar. Entonces... ¿qué es lo que va mal? ¿Por qué han vuelto los mareos? Reviso la dieta: 800 kcal diarias, ¡exactamente las mismas que las de la fase anterior que era de dieta líquida!. Echo un ojo a la aplicación de control de peso: Con mi peso actual, si consumiera diariamente 3129 kcal diarias, estaría perdiendo peso también.

Es decir, la prueba ahora es dura; no sé si pretenden dejarme en 800 kcal de por vida, pero de momento, tengo que acostumbrar a mi cuerpo a funcionar con estas. Empiezo a ver que la musculatura empieza a definirse, me siento más ágil, pierdo volumen corporal... pero ¿Y la fuerza? Siempre ha sido una de mis señas de identidad, y temo perderla. Para mí no es que lo sea todo, pero sí una parte de mí, de mi identidad, de mi personalidad, de mis rasgos definitorios (y, bajo mi punto de vista, uno de los que me distinguen en mi puesto de trabajo), y como os podéis imaginar, soy muy reacio a perderla. Estoy de acuerdo en que el resetear mi vida, y mi físico, me hace bien, pero a mi fuerza no es algo a lo que estoy dispuesto a renunciar.

Tocará esperar a ver qué me dice en Mayo el cirujano, pero el hecho de no poder coger las pesas no me está haciendo mucha gracia. Necesito sentirme poderoso de nuevo.

lunes, 20 de marzo de 2017

Carta del Padre Patxi Bronchalo a Pablo Iglesias

Estimado Pablo.


     Me presento. Mi nombre es Patxi Bronchalo, tengo treinta años, y soy cura. Como tanta gente de mi generación de los ochenta, sufro la desilusión de no saber a quién votar, me escandalizan los casos de corrupción, veo con dolor las consecuencias en la gente sencilla de una economía que ha endiosado al dinero y dado de lado a la persona (como imaginarás, una parroquia es lugar que trata de cerca los dramas de la falta de comida, de vivienda, de empleo, etc).
     Aunque en realidad hoy no te escribo por eso. He visto en Youtube las declaraciones que has hecho pidiendo que la Misa no tenga cabida en la televisión publica, amparándote en la Constitución, el documento del que tantas veces los españoles echamos pestes y alabamos a partes iguales.
     Yo nunca veo la Misa el domingo en la tele. No estoy dentro de ese millón largo de personas que el otro día si lo hicieron. Ni siquiera tengo tele. Podría verla por internet, pero es que la hora me viene mal. Los domingos la Misa la vivo "in situ" en mi parroquia. Normalmente celebro dos de ellas, y suelo oír el murmullo lejano de otras dos desde mi confesionario, entre persona y persona que se acerca con sus problemas y alegrías.
     Ya ves. Como cura tengo un lugar privilegiado en la Misa, desde mi posición se ve todo. Hay muchos tópicos sobre que todo el mundo en la iglesia se duerme, se distrae, etc. Yo los veo. Veo a quien se duerme, veo a quien se distrae. Veo mucho más. Veo a quien llora, a quien se estremece, a quien tiene un gran sufrimiento, a quien encuentra un gran alivio y consuelo. Soy un privilegiado por ver y conocer las historias de dolor y paz de quienes vienen a Misa a mi parroquia.
     Y también están las historias de los que no van, que son muchos. Muy a su pesar, muchos se tienen que quedar en casa. No pueden venir. La edad se lo impide. La enfermedad física no les deja moverse del sillón. La minusvalía hace que tenga que depender de otros en todo. La depresión les condena a no salir de la cama. La soledad les hace aterrarse de salir al mundo. Conozco a muchos de ellos. Son muchos los que visitamos desde la parroquia. Y se que hay muchos mas.  Cualquier cura te diría lo mismo.

     De primera mano puedo asegurarte que es muy grande la cantidad de personas que están deseando que empiece la Misa del domingo de La Dos. Para muchos será el único consuelo de ese día. Muchos solo encontrarán paz y compañía ahí. Muchos no tendrán más alimento para su espíritu que ese. Muchos han pasado una vida de fatigas, de penurias y ahora están solos, y solo les queda Dios. Muchos están sufriendo con dolor los azotes de la crisis en sus hijos y nietos, hacen y avalan lo que pueden, y solo les queda Dios. Muchos se sienten condenados y abandonados por sus propias familias, tan metidas en su sociedad de bienestar, y solo les queda Dios.
     No nos engañemos: el alma necesita alimento. Y estas personas no encuentran consuelo en los animalitos que salen después de comer, ni en las peleas que salen en los realitys, ni en las entrevistas de Chester, ni siquiera en vuestros debates desde el Congreso que nos cuentan las noticias. El alma necesita otra cosa. Negar a Dios es mutilarnos.
     ¿No tiene el estado el deber de velar por el bienestar de sus ciudadanos? ¿No es el alma una parte fundamental a cuidar para que la persona esté bien? ¿Podemos obviar que aunque vivamos en un estado aconfesional son cientos de miles los católicos de nuestra bella tierra? ¿Por qué dices que hay que quitarles la Misa? Dime Pablo, de corazón, que no es por ideología. Gracias por tu lectura. Sinceramente te digo que rezo por ti.

jueves, 16 de marzo de 2017

Día 333

Ya en fase 2 (cremas y purés). Me cuesta mucho hacer todas las tomas que tengo que hacer diarias (7), pues en seguida noto el estómago no sólo lleno, si no además con pesadez que no se va en horas. Aún así, la bajada de peso se ha ralentizado, y lo que antes perdía en dos, como mucho 3 días, ahora lo pierdo en una semana y media.

Lo bueno es que los mareos prácticamente han desaparecido, y que además de andar, también puedo hacer bici estática sin resistencia, o incluso natación. Esta semana he empezado a ejercitarme, y casi había olvidado lo placentero que es cansarse y sentir agujetas al día siguiente.

Lo de coger peso, de momento nada, y ya me han dicho que va para largo (y más en mi caso, que soy persona de hacer animaladas a diario 7 veces al día antes del desayuno)

La verdad es que da un poco de rabia, y me encantaría recuperarme cuanto antes, pero sé que si fuerzo las cosas, será peor.

No obstante, hay algo a lo que llevo mucho tiempo dándole vueltas: He tomado la decisión, que cuando por fin me deshaga del respirador del Apnea, cuando esté curado de eso, haré algo que llevo años queriendo hacer. Quiero que seáis mis testigos de esto: Cuando me cure del apnea, cuando no necesite asistencia para respirar mientra duermo, pienso planificarme para hacer el Camino de Santiago; aunque sea yendo sólo.

martes, 7 de marzo de 2017

Día 324

Como me miro al espejo diariamente, no aprecio cambios. No es hasta que me han visto compis del curro hoy, un mes después, que no es realmente consciente del cambio uno mismo. Entiendo que haya gente que me mire sorprendida por el cambio; pero que algunos no me hayan reconocido lo encuentro cuanto menos... exagerado.

Esta semana toca pasármela de citas médicas, y creo que me va a tocar adelantar también la del neumólogo, pues ya noto que la máquina empieza a molestar un poco. No creo que me la quiten todavía, pero sí que toque recalibrarla.

Espero que esta semana me pasen a ingerir algo sólido para tener más energía y así poder acabar mejor mis días, y tener más energía para poder realizar más actividad física.

Os seguiré teniendo al día