martes, 31 de enero de 2017

Día 289 (T-3)


     Muy duro, muy cuesta arriba se me están haciendo estos días de sólo batidos como fuente de alimento. He tenido incluso un par de sustos en el curro por la debilidad (afortunadamente, soy demasiado cabezón como para dejarme caer) en forma de mareos; y por ello (en parte), he tenido que suspender mis entrenamientos. 


     Una cosa es tener dieta líquida 24-48 horas, pero llevar así desde el Martes de la semana pasada, me está haciendo polvo. Es muy duro resistir las tentaciones de echarse algo que masticar a la boca, y tengo que optar por cambiar de habitación o salir de casa mientras el resto come; dolores de cabeza, humor agriándose... Necesito que el Viernes llegue cuanto antes, porque anímicamente, esto te deja hecho polvo

viernes, 27 de enero de 2017

Día 285 (T -7)

     Hoy tampoco tuve fuerzas para ir a entrenar. El gasto de energía de ayer fue muy elevado para el combustible que le estoy aportando a mi cuerpo. Hoy la sensación de agotamiento se ha extendido a lo largo del día, y desde las 19:00 sólo quiero meterme en la cama.


     ¿Lo que peor llevo? Las constantes tentaciones; hoy, sin ir más lejos, estaba echando unas cosas al coche para llevar al punto limpio, cuando me ha llegado el olor del asador que hay en la calle de al lado. Da igual que acabase de tomarme un batido, da igual que con eso mi cuerpo tenga que tener suficiente, da igual que (supuestamente) mi estómago estuviese lleno; mis tripas rugieron como una manada de leones furiosos, y todo mi ser me gritaba que entrase a gastarme lo que me quedase en la cuenta en tanto cabrito asado como pudiera comer hasta convertir mis arterias en granito. Os puedo jurar que casi se me escapan las lágrimas mientras me obligaba a mí mismo a entrar en el coche ignorando los cantos de sirena.

     A todos aquellos que me han dicho que no Lucho, que no tengo fuerza de voluntad... Les invito cordialmente a vivir en mi piel por 48 horas; que sepan a lo que me enfrento a diario, lo jodídamente solitaria que llega a ser mi lucha, y luego a ver si siguen opinando igual.

jueves, 26 de enero de 2017

Día 284 (T -8)

     Hoy he hecho la prueba y he venido al gimnasio. La enfermera de endocrino me aconsejó no hacerlo en estos días, pues el aporte calórico era mínimo-minimísimo, pero quería ponerme a prueba y ver cuánto de eficaz es el tratamiento.


     Como cada vez que vengo, me he pesado y he visto que he perdido casi 4 kilos desde el Martes; luego me he dirigido a la cinta.


     En 20 minutos de cinta, ya he quemado las calorías correspondientes a 2 botellitas de batido (y tengo 4 para todo el día), los 20 minutos de bici horizontal han caído sin problemas, pero al llegar a la elíptica... He aguantado 20 minutos; podía haber hecho el esfuerzo de seguir hasta los 30, pero algo me ha dicho que pare ahí. Ahora estoy con mis últimos 20 minutos de bici tradicional.

     Tocará ver cómo transcurre el resto del día, pero intuyo que podré entrenar (aunque de forma más moderada) de aquí a fin de mes.

     ¡Recta final! ¡¡¡VAMOSSSS!!!

miércoles, 25 de enero de 2017

Día 283 (T -9)


     Si antes lo menciono... Justo ayer recibí la llamada citandome para ir a quirófano. Desde ayer, y hasta el día en cuestión, sólo puedo alimentarme a base de batidos (4 botellitas al día a 203 Kcal la unidad)
     Hoy sonó el despertador para ir a entrenar y... No pude levantarme! No tenía fuerzas. Por hoy lo he dejado pasar, pero mañana pienso intentarlo. Quiero ver de qué es capaz mi cuerpo y hasta dónde puede llegar (y qué cojones! La báscula que uso es la del gym)

lunes, 23 de enero de 2017

Día 282

     ¡Qué tentadoras se me antojaban hoy las pesas! Haciendo un gran esfuerzo de autocontrol las he evitado, y acudido a mi rutina de sólo cardio. 

     Los 30 minutos iniciales de elíptica no se me han hecho tan duros como estas semanas anteriores; y aunque he sudado como un pollo con toda la rutina, empiezo a intuir y notar que mi cuerpo se está adaptando a esta. Recorro más distancia, quemo más calorías (según los contadores de los aparatos, hoy llevo quemados casi dos tercios del consumo calórico que debería hacer según la dieta que me pusieron), y sin embargo, noto que el esfuerzo es menor. 

     Tal vez es porque por el horizonte ya asoma la operación, o puede ser que, aunque no lo aprecie al mirarme al espejo, sí que hay una evolución física.

     El caso es que, como siga así, tendré que romper la rutina que había planificado y buscar nuevas formas de sorprender a mi cuerpo.
     Vamos a más


miércoles, 18 de enero de 2017

Día 276: Carta a mi mismo

   "Déjame ser claro: Las vas a pasar canutas, te vas a sentir muy sólo en esta lucha, y no serán pocas las voces desalentadoras ("Estás loco", "Ya son ganas", "Para qué molestarse"...); Más de una vez te caerás, te lesionarás, te dará pereza, caerás en mil y una tentaciones (con el posterior y consiguiente sentimiento de culpa), y los retrocesos vendrán.

   No, no va a ser un camino de rosas, y lo vas a tener TODO en contra. También saldrán "sabios" hasta debajo de las piedras que, sin ver tu día a día, sin conocerte ni verte, te juzgarán sin piedad, porque bajo su "excelente punto de vista", lo haces TODO mal.

   Aún así, no te desalientes; continúa, no te rindas. Demuéstrale a todas esas adversidades que eres más fuerte que todas ellas juntas; esto no es una pequeña carrerita puntual de sprint, olvídate de ser cortoplacista, o la falta de resultados te hundirá. Se trata de una carrera de fondo, donde la constancia y la fuerza de voluntad lo son todo.

   A mí me costó pillarlo, pero creo que ya estoy en el camino correcto. Mírame: en esta semana, con eso en mente, y esfuerzo y sacrificio, he logrado bajar dos de los tres kilos que gané en el último mes.

   #Nuncaessuficiente métetelo en la cabeza."

   Carta a mi yo de hace un año

martes, 17 de enero de 2017

Día 275



     Con la grasa corporal que voy perdiendo, desaparece también mi aislante térmico natural. Antes resistía muy bien el frío; ahora lo noto, e incluso empieza a afectarme. 
     
     Creo que me esperan días interesantes

lunes, 16 de enero de 2017

Día 274


     ¡¡¡Con lo que odiaba yo la elíptica!!! Actualmente, es mi primer ejercicio diario; ya vaya a ser rutina de cardio, ya vaya a hacer un entrenamiento de fuerza, mis (ahora) 30 minutos de elíptica no me los quita nadie. Con este ejercicio rompo a sudar antes, y la sensación de bienestar al acabar es tremenda (sobre todo, si logro evitar que hígado y corazón se salgan por la boca)


     Tengo por costumbre pesarme antes de entrenar, y he visto que he ganado 200 gramos; estoy tranquilo, pues sé que de aquí al finde los habré perdido más que de sobra. Como decía el Viernes, se nota la diferencia de entrenar tras el curro a hacerlo a primera hora: el Viernes me costó mucho acabar los 30 minutos (también era el primer día que pegaba el salto de 20 a 30), sin embargo hoy, los he hecho bastante más desahogado.

     Buenas sensaciones, y eso que estamos a Lunes y ayer me tocó currar.

     ¡¡¡A por la semana!!!


     #Nuncaessuficiente

viernes, 13 de enero de 2017

Día 271

     Volvemos a retomar. 
     
    Balance de kilos ganados desde el 13 de Diciembre: 3. Como dije la semana pasada, este mes, y d aquí a la operación, haré sólo cardio. Sí ya de por sí es chungo madrugar a diario para entrenar y luego por la tarde ir al curro, la semana de turno de mañana es brutal también: tras tu jornada, cascarte 2 horas de cardio con sólo un puñado de nueces o un sándwich mixto en el estómago ya es para tíos duros (o para locos de remate como yo).
     Hoy, además, he aumentado la elíptica de 20 a 30 minutos... ¡¡¡Me quería morir!!! Aún así, a cabezón es difícil ganarme, y he completado los 30 minutos (2,221 kms), y luego a seguir.
     De momento he perdido uno de los tres kilos ganados. ¡A seguir así!

viernes, 6 de enero de 2017

Día 264


     ¡Olvidaos de todo lo dicho hasta ahora de mis motivaciones para entrenar! 

     Ayer descubrí la mejor aplicación posible para mis entrenamientos de fuerza y resistencia: Tener a Nico subido a mis hombros (casi 30 kilos) durante las dos horas que duró la cabalgata para que pudiera verla a pesar de la gente que teníamos delante. 

     Pero "más mejor entodavía", no quedándome estático, si no además, bailando al son de la música, y esquivando los caramelos que algunos hijos de progenitor desconocido lanzaban con mala leche y a dar.
      ¿El resultado? Estaba tan agotado, que no tenía fuerzas ni para cenar; pero al menos aguanté (hace un año, habría sido impensable)

miércoles, 4 de enero de 2017

Día 262, Empieza la cuenta atrás



     Parece que fue ayer cuando escribí sobre mis luchas de entrenos, y han pasado casi 20 días. Claro que con el nacimiento de la enana, las fiestas y demás, he tenido todo un tanto trastocado, y ahora intento poner orden de nuevo. 


     El 12 me vio el cirujano (y ya os contaré, pero entre otras "lindezas", el buen señor me soltó a bocajarro que lo que nos pasa en realidad a los obesos es que estamos locos, y que lo que nos tiene que tratar es un psiquiatra), y ya se puso en marcha la maquinaria para mi operación, la cual, si todo sale según lo calculado, será en Febrero.

    Mi mayor temor en estos días de malcomer (no sólo por las fiestas en sí, si no por los tres días metido en el hospital en los que no comí precisamente sano) era una subida brutal de peso, por lo que podréis comprender mi alivio al comprobar que sólo he ganado dos kilos (esperaba más en el rebote).
Esta semana he retomado los entrenamientos aprovechando que estoy de licencia por paternidad, para además hacerlos tomándome mi tiempo. Pero no sé qué demonios me pasa que, una vez que cruzo la puerta del gimnasio, se me cruzan los cables, y me es casi imposible parar, entrenando hasta la casi extenuación. 


     De hecho, el Martes quería empezar una rutina de sólo cardio para que sudase como un borrico y así, en lugar de crecimiento muscular (con su consiguiente subida de peso asociada), empezase a perder peso de nuevo; pero cuando me quise dar cuenta, quería hacer más, y más y más... y tuve que tomarme las proteínas a mitad de entrenamiento para poder concluir este (no me pidas que lo deje a medias; soy incapaz, y luego me paso el resto del día auto-flagelándome porque no he sido capaz de acabar lo que he empezado, y eso me pasa con todo, hasta el punto de no poder ni conciliar el sueño... puede que sí que necesite un psiquiatra, porque esto ya empieza a sonarme a transtorno). El resultado de este exceso se hizo notar en seguida: brazos congestionadísimos, gemelos ultra-cargados... tras una siesta de 3 horas, seguía igual. Hoy decidí descansar y no entrenar, y aún así, todavía tengo los brazos protestando (y eso que hoy también ha habido una siestecita de dos horas.

     Mañana pretendo ir a un entrenamiento de intensidad moderada-suave; espero ser capaz de cumplirlo, y no irme por los cerros de Úbeda. Lo que sí tengo claro es que, una vez que me reincorpore al curro, y de ahí hasta la operación, mi intención es hacer sólo cardio; no sólo por perder peso, si no por ir ganando resistencia y agilidad, y tener algo de fondo de cara al post-operatorio, el cual me obligará a un reposo forzado que no sé qué tal llevaré.


     #Nuncaessuficiente (A lo mejor debería cambiar el Hastag para que no se me vaya tanto la pinza)

domingo, 1 de enero de 2017