viernes, 30 de noviembre de 2012

La Cabaña


   Mackenzie es un padre de familia que recibe la peor de las noticias: En una excursión familiar su hija Missy, de 6 años desaparece sin dejar rastro. Todas las pistas apuntan a que se trata de un caso de secuestro y asesinato, lo cual hace sumirse a la familia en una gran pena.

   Mack considera una tremenda injusticia que Dios haya permitido semejante tragedia y el posterior sufrimiento causado a la familia.

   Tres años después de "La gran tristeza" (que es como define Mackenzie a ese periodo), Mack recibe una misteriosa nota en la que el autor le dice que hace mucho que no hablan y citándole en una cabaña donde se encontraron los últimos rastros de su querida hija desaparecida. La nota va firmada por "Papá" (que es como él ha llamado siempre a Dios). Herido por lo que considera en principio una broma cruel, Mackenzie decide acudir a la misteriosa cita, pero encontrará allí algo que jamás esperaría.

   Cuando vayáis a leer este libro, hacedlo con gran apertura de mente y corazón; podéis estar seguros de que encontraréis en él una historia bastante tierna, a la par de un encuentro de un hombre que está a punto de perder la fe con Dios. William Paul Young ha hecho un gran trabajo con esta novela, que ya se rumorea que tendrá versión cinematográfica. Hasta entonces, disfrutad de la lectura de...





Desde mi cielo

"Me llamo Susie, Susie Salmon, como el pez; y esta es la historia de mi muerte" 

   Así da comienzo la novela Desde mi cielo, de Alice Sebold. La historia trata de la pequeña Susie Salmon de 14 años, la cual es asesinada por su vecino, y desaparece de la vida de todos sus seres queridos: su familia, sus amigas, e incluso del chico del que empezaba a enamorarse y el cual se convierte en uno de los sospechosos de su desaparición por el simple hecho de ser extranjero.
 
   Desde un lugar que no es el cielo aún (pero que para Susie prácticamente lo es), Susie verá la reacción de toda esa gente: Cómo su padre no pierde la esperanza de encontrarla hasta el punto de obsesionarse con su búsqueda; cómo su madre se derrumba y acaba alejándose de todo y de todos; cómo su hermana realiza un cambio radical en su vida; cómo sus amigos siguen con sus vidas... y cómo su asesino sigue impune y libre de toda sospecha.

   En ese lugar no está sola: tiene la guía de Franny, y una compañera de juegos y "vivencias", Holly, con la que compartirá todas las sensaciones que la invaden, y la cual le acabará desvelando un secreto (Y hasta aquí os voy a desvelar)

   Un libro hermoso y emotivo; es de los poquitos que han conseguido tocarme la fibra sensible, y por ello lo recomiendo altamente.

   La adaptación cinematográfica corrió a cargo de Peter Jackson (El Señor de los Anillos, El remake de King Kong...), y he de decir que hizo una adaptación bastante fiel y muy digna, por eso os pongo el trailer aquí abajo.



jueves, 29 de noviembre de 2012

Los nuevos autores.

   Como habéis podido comprobar en la cabecera de este blog; desde hace poquito tiempo, ya  no es un territorio exclusivamente mío. He decidido abrirlo a más autores/as, para que me hagan un poquito de compañía, y que tengan un pequeño espacio donde poder compartir su arte literario, vivencias... sin la necesidad de ocupar un espacio más en la web. 

   Algun@s son un poquito tímidos, y como no sé si se llegaran a presentar o no, creo que es justo que haga las presentaciones (así les "obligo" a participar si hace falta que desmientan algo). 

   Aviso: la invitación se la he hecho a más gente, pero de momento son estas personas las que han aceptado la invitación. (Aunque espero que sean más las personas las que crucen la puerta de esta morada)



   Mi querida amiga Zylgrin, compañera catequista, amiga, doctora en química (si no me equivoco), esposa y madre. Hablé ya de ella en el post Química II, y a todo lo dicho ahí, he de añadir que además es una persona que tiene una visión de la fe que a mí siempre me faltó (tal vez por que mi corazón siempre fue de letras y las ciencias, idioma que ella habla a la perfección, siempre me sonaron a chino; idioma que por cierto, también habla). Es además una persona muy positiva que en su día tuvo una bitácora la cual seguía con fidelidad por la sencillez y frescura de su expresión (sumado al cariño que siento por ella)



   Otro amigo y compañero de batallas, convivencias, reflexiones... conozco al Oso desde que tengo 15 años, poquito después de mi llegada a Torrejón. Una persona con la que siempre he congeniado muchísimo, cuyo pacífico Yang atempera mi violento Yin. Un tío altamente correcto y respetuoso al que rara vez le vais a ver decir palabras duras (esas son terreno de un servidor). Tiene su propio rinconcito en la web, pero eso no le ha impedido aceptar mi invitación. Espero que en breves podáis comprobar su cuidado y elegante estilo.




  Noelia.

  "La sita" es de momento, la única que ha publicado en este blog. Hablo de ella en "Mis Hermanos de Acordes", así que no repetiré aquí lo que ya podéis leer en ese post. Fruto de mi relato "Perséfone", se puso manos a la obra, y su inspiración parió una secuela, la cual podéis leer aquí. Supongo que es de las que se dejará caer por aquí con más asiduidad, así que en breve espero que podáis leer más de ella.



   Almudena

  La he conocido hace poco, y menos tiempo aún hace que sé de sus aficiones literarias. Creo que es la benjamina de los autores que se han sumado a esta aventura, y tiene un estilo bastante juvenil y fresco. Espero que en breve pierda el "miedo escénico" y podáis disfrutar de sus relatos. Yo ya he leído un par de ellos, y están bastante bien. Espero que esta presentación le sirva de "empujoncito" para que termine de animarse a publicar por aquí.




 

    "Habitante de Mordor" como ella misma expresa en su perfil, mi amiga Claudia Macarena III es una vieja conocida del foro de Lagarto Amarillo, algo me dice que en breves veréis también alguna cosilla suya por aquí publicada. ¿El qué? Sinceramente lo ignoro, pues aún no he visto escrito suyo alguno; así que será una sorpresa para todos.

Tres pelis de Jack Black

   En el tiempo que llevo aquí, he podido disfrutar con películas protagonizadas por Jack Black. La verdad es que se trata de un actor bastante simpaticote, aunque por desgracia, muchas de sus películas parecen cortadas siempre por el mismo patrón.

   Año Uno




   Zed es un cazador bastante fanfarrón, pero torpe a la vez, y su amigo de fatigas y correrías es Oh, un recolector enclencle. Ambos se limitan a sobrevivir, y el propio Zed sueña con la grandeza, y con que es el elegido para hacer algo grande. Expulsado de la aldea tras haber comido del fruto prohibido, ambos amigos van recorriendo el mundo conociendo a Caín y Abel; Abraham y su hijo Isaac, o llegan a la ciudad de Gomorra, donde se produce el clímax de la película.


  Película hilarante, con humor absurdo (parece que los yankees no saben hacer humor de otro tipo). No se trata de un fenómeno en asuntos de guión, jamás ganará un Óscar, pero al menos sirve para pasar el rato.










   Super Nacho


   Ignacio se cría en un monasterio mexicano donde acaba siendo cocinero. Parece que no termina de encajar: menospreciado por sus hermanos, quiere dar a los huérfanos una mejor comida, pero le es imposible por el poco dinero que le asignan para comprar mejores ingredientes. Tras ser robado por un pobre vagabundo conocido por "Esqueleto" (debido a su extrema delgadez), decide introducirse en el mundo de la lucha libre de forma clandestina (si se supiera, supondría su expulsión del monasterio) y así retomar el sueño frustrado de su infancia: ser el mayor y más famoso luchador del mundo.
 
   Pronto verá que sus sueños de grandeza no son nada fáciles de cumplir, y tiene enfrentamientos realmente duros con luchadores profesionales, a la vez que va descubriendo que tiene un interés romántico por la hermana Encarnación, novicia recién llegada al monasterio para darle clases a los niños.

 

    Interesante aproximación al mundo de la lucha libre Mexicana, vista desde el habitual sentido del humor absurdo que caracteriza a las películas de Jack Black.









 Tenacious D


   JB es un adolescente que vive para el rock, y sueña con llegar a lo más alto. Tras una discusión con su padre, un ultracatólico, y tener una visión donde Dio le aconseja qué hacer; JB decide escaparse a Hollywood, donde conoce a KG, el cual toca en la calle para ganarse la vida. JB descubre que KG tiene talento y le pide que le enseñe a tocar, cosa a la que este se niega. Tras una pelea callejera donde JB es apalizado, KG decide llevarle consigo a vivir, y juntos comienzan a componer y a dar los primeros esbozos de lo que será su banda: Tenacious D.

   Frustrados por no ser capaces de componer nada decente, descubren que todos los grandes artistas de rock usaban la misma púa, por lo que deciden rastrear su origen y buscarla para poder ascender también ellos a los altares del Rock.












   No tiene desperdicio la "canción" del joven JB al principio de la película



domingo, 25 de noviembre de 2012

Los libros de Noviembre

    Una de las pocas ventajas que he encontrado a la hospitalización de Nico, ha sido el poder disponer de tiempo para leer; (mientras estaba durmiendo o tranquilo, claro está). Esto me ha permitido poder leerme la friolera de tres libros en una semana (sí, la programación televisiva no es una maravilla que digamos). Paso a hablaros de estos libros a continuación.




Miryam   מרים
   Narra la historia de María, la madre de Jesús, desde distintos puntos de vista: Sus padres Hanna y Yoaquim, el maestro del Templo, su amiga Ruth, su ama de cría, el que sería su marido Yosef, el propio Herodes, Longinos... Una bella e inocente historia que nos pone un poco al tanto de los usos y costumbres de la época. Tenemos un recorrido de la María niña a la María Mujer con sus sensaciones, su enamoramiento del carpintero Yosef, las dudas ante la anunciación de Gabriel... una lectura bastante ágil y agradecida de hacer.

   El último Exorcista.

   Siguiendo con la temática del mes anterior, me enfrento a este libro escrito por el exorcista oficial del Vaticano, el padre Gabrielle Amorth. Desde su veteranía, el ya anciano sacerdote nos transmite sus vivencias, experiencias y conocimientos. Al igual que el Padre Fortea, el padre Amorth desmitifica mucho a Hollywood, y nos da pistas de cómo se distingue una posesión genuina de un trastorno psiquiátrico; de cuando nos encontramos ante un caso real donde las fuerzas del mal atacan, y de cuando se trata de una simple cuestión de auto-sugestión.  El padre Amorth no es ningún ignorante, y nos muestra los filtros por los que pasa una persona antes de ponerse en manos de un exorcista (que no son pocos) entre los que destaca ante todo la obligación de que haya un informe médico psiquiátrico dictaminando que la persona está sana, y que no hay lesión alguna cerebral. También nos revela que en los exorcismos no participa el sacerdote sólo, si no que tiene junto a sí a un equipo de laicos cuya función es acompañar en los rezos al sacerdote, sujetar con firmeza (pero procurando no causar daño físico a la persona afectada) cuando haya violencia por parte de la persona posesa. También se hace acompañar de un psiquiatra el cual suele examinar a la persona previamente, y que hace de filtro para derivar a la persona a cuidados médicos, o al rito en sí.
   Además, nos muestra un documento inédito; las trasncripciones de los diálogos mantenidos durante algunas de las sesiones, los cuales son cuanto menos, inquietantes. Por favor, no leer antes de irse a dormir.

   Historia Oculta del Satanismo.

   Obviamente, cuando quiero saber más sobre un tema, no me quedo únicamente en una fuente. Es por eso que, además de leer libros de exorcistas, lo hago también de autores como el que nos ocupa en este libro (Santiago Camacho), el cual hace un tremendo recorrido por las raíces de lo que hoy se considera el Satanismo desde casi la edad de piedra, hasta nuestros días. El autor nos revela datos tan interesantes como que la inquisición no ha sido la más sangrienta en las persecuciones del maligno, es sólo que está más documentada; nos revela también los excesos de los Borgia, los papas que se sirvieron de las ciencias ocultas, los satanistas "serios" y los niños que sólo buscan llamar la atención. 
   Hay incluso en este libro, fórmulas de invocación y pactos con el maligno, análisis de las distintas sociedades de lo oculto y maligno y curiosidades varias que mucha gente ignora. Parece mentira que en tan poco espacio pueda haber tanto contenido. 
   Interesante, muy interesante la lectura de este libro.


sábado, 24 de noviembre de 2012

Faltaba un hermano

En respuesta a la entrada "Mis hermanos de acordes" de este blog, añado aquí esta otra, porque faltaba un hermano, el más grande, y por supuesto que no sólo por su tamaño.

En todo su esplendor en el concierto que dimos en Uclés

José Luis Ruiz, "Josele", entre otras muchas facetas creador de este blog, guitarrista, catequista, escritor, maestro porlador, esposo y aprendiz de padre. Y sobre todo gran amigo y mejor persona.

Nos conocimos por Abril - Mayo de 2011, y le "consagramos" como guitarrista oficial el 14 de Agosto en el Concierto - Oración que ofrecimos en La Magistral de Alcalá de Henares, con motivo de la acogida de peregrinos e inicio de la JMJ en Madrid. Unos meses antes se me encargó la tarea de coordinar al equipo de instrumentos que formaría ( formaríamos ) parte en el proyecto de conciertos "Es algo diferente". Al principio, antes de todo lo que ha supuesto para nosotros esta experiencia, me planteaba cómo podríamos lograr convertir a un equipillo de 3 músicos ( empezamos JuanMa a la guitarra, Dani al teclado y yo con mis flautas varias ) en una agrupación instrumental sólida que diera una buena cobertura musical al proyecto que se nos venía encima, porque una cosa es tocar en tu parroquia durante, por ejemplo, la misa de niños, y otra muy distinta es crear una base armónica que dé soporte a un equipo de, por aquel entonces, unas 30 voces de coro ( ahora somos casi el doble de voces y 12 músicos ). La verdad es que el reto era a la vez emocionante e intrigante, y entonces apareció él.


Aquí le vemos a la derecha de la imagen, en el concierto de La Magistral
Reconozco que lo primero que pensé al verle fue: "¿Cómo va a ser capaz este chico de tocar la guitarra ( puntualizo: de tocarla bien ) con ese tamaño de dedos?". Ya tuve hace años un alumno de guitarra con dificultades por el mismo motivo, y el pobre al final se dio por vencido, por mucho que yo hice para que no nos dejara. Pero la respuesta no tardó en llegar. Como si hubiera estado tocando con nosotros toda la vida, empezó a arrancarle a su preciosa eléctrica color granate ( niño, perdóname, no consigo recordar bien el nombre de la marca ) uno tras otro los acordes de todas las canciones del programa. Para ese concierto, el del día 14, ya habíamos conseguido amuentar de 3 a 6 el número de músicos.

JuanMa y Josele, concentrados ( y con cejillas ) en el concierto de Ntra. Sra. del Rosario
Tampoco se hizo esperar la complicidad que nació entre él y JuanMa, el otro guitarrista, pues sólo tenían que mirarse para saber lo que iba a hacer uno o el otro, y tocar así en consecuencia, creando un todo armónico entre guitarras, entre acorde y acorde, entre "hermanos de cuerdas". Ni posteriormente con Edu o Fernando, las nuevas incorporaciones al equipo de cuerdas. He de reconocer que en los ensayos era bastante "trasto", siempre tenía algún chiste nuevo que contar, con lo que retrasábamos el inicio del mismo, que después de varios conciertos seguía sin imprimirse el guión ( ejem, ejem ), que hubo anécdotas muy graciosas con las cejillas ( que, por cierto, nunca te lancé, fui buena ), que consiguió que le dejara hacer un ritmo ska para una canción dedicada a la Virgen ( con la consecuente cara del resto del coro al escucharlo, haceos una idea ), las porlas memorables en las que él era el "gran maestro", y que me partí de risa con él el día que nos dio por grabar, idea de él por supuesto, la versión heavy del "Hágase en mí". Josele, ponías tu toque personal en cada ensayo, animando y dando cohexión al resto de músicos, "viene Josele, saldrá bien, y si no lo pasaremos genial seguro" pensaba yo, y todo eso no te imaginas cómo te lo agradezco y cómo lo echo de menos.

De padrazo
Pero lo mejor estaba aún por llegar, mucho más allá de los ensayos. Gracias a la amistad que surgió entre nosotros pudimos compartir con él otros momentos importantes en su vida, como el embarazo de Portal, su mujer ( otra maravillosa persona ), el nacimiento de Nico, la publicación de su primer libro, la preparación del viaje a Panamá .... Además que, como él bien ha dicho, comparto con él no sólo la afición por la música o por escribir, sino el amor por la tierra de Asturias, ideas con respecto a Dios y la religión o el gusto por distintos cantantes y grupos. Con ellos descubrimos a Lagarto amarillo, el wok y el concepto hecho habitación de "frikiteca" ( bueno, este descubrimiento no sé yo ... Me has maleducado a JuanMa pero bien jajaja ), y compartimos las risas de Nico y las tardes de tertulias, aunque, tristemente, han sido muy pocas.

En definitiva, es de esas personas de las que lo único que puedes reprocharle es el no haberle conocido antes. Echo de menos su guitarra, su presencia en los ensayos, sus chistes ( sí, también el de los melocotones ) y su predisposición para todo, desde perseguir "al maligno" montado en furgoneta hasta cargar a pesar de su hombro malo el bafle más pesado de todo el equipo. Ha dejado un hueco muy grande entre nosotros, y no sólo por su tamaño, sino porque un corazón tan grande no se encuentra todos los días, y porque, con alguien como él, es muy sencillo trabajar, compenetrarse y disfrutar tocando; porque todo él es alegría, es canción, es humor, es fiesta, es amistad ... es Josele.

Sólo tengo una palabra: GRACIAS

Te queremos, os queremos familia.






viernes, 23 de noviembre de 2012

Desde el Exilio (IX)

           La conducción, o cómo acordarte de cómo se reza

   No sé si he comentado ya la manera de conducir que tienen aquí, pero os puedo decir que es una bastante temeraria. Parece que los intermitentes sólo están de adorno, la gente se cruza los carriles casi sin mirar... y si te descuidas, aquí ni "Ceda el paso" ni leches. Esto hace que uno acabe sacando la agresividad que tiene dentro, y teniendo en cuenta que soy una persona que suele reprimirla mucho, y que al volante me suelto... El otro día, sin ir más lejos, un camión decidió cambiar de carril así, por las buenas, y sin mirar por el retrovisor si había alguien... ¡Pues estábamos nosotros! La pitada que se llevó fue de campeonato, por que además estábamos situados de tal forma que no podía ni frenar ni acelerar. Lo único que parece que se respeta son los semáforos, y a veces ni eso; añadid todo esto a que aquí no se invierte tanto en iluminación nocturna y...

   Nico malito y la sanidad en Panamá

Cuando no intentaba escaparse por su cuenta
de la cuna, se dedicaba a morder los barrotes.
   Como bien sabéis, Nico ha estado un tanto pachucho; le llevé le Miércoles de la semana pasada al pediatra para hacerle seguimiento y que le echase un vistazo a la tos que tenía, y nos encontramos con tenerle que dejar ingresado por una bronquiolitis y principio de neumonía. Han sido días bastante complicados, pues no se le podía dejar sólo. Como hemos podido nos hemos organizado con las noches, el ir y volver a casa a hacer la comida y lavar la ropa, traerle cosas al peque... Además, Nico se ha hecho bastante famoso en la planta: primero por su tamaño, pues todos creían que tenía cerca de un año (lo que nos da una pista del tamaño de los bebés panameños), después por su fuerza y resistencia: se resistía con tanta energía a que le pinchasen para ponerle las vías, que hacían falta cinco personas para sujetarle mientras una sexta trataba de canalizarle; y aún así, casi le cierra un ojo a una enfermera de un puñetazo ¡un bebé de 6 meses! Creo que está claro qué es lo que ha heredado de mí aparte de la simpatía. Han sido días como decía, duros y complicados en los que ha habido rabietas de un día entero que nos lo han dejado además afónico. Desde el Lunes la cosa se nos hizo eterna, pues en principio sólo iba a pasar la noche del Miércoles al Jueves, luego, como no reaccionaba todo lo rápido que debiera a los medicamentos, la cosa se alargó al fin de semana; de ahí al Lunes, y del Lunes, hasta ayer a medio día. Ha sido una fase de desgaste para los tres tremenda, pero bueno; al menos ya estamos en casa.

No podía retrasarme con el bibe, o se
comía la cuna. Mirad la cara de voraz
   La sanidad, por cierto, es de pago. Aquí la gente tiene sus seguros privados, pero aún así, hay cosas que llevan un copago. En otros casos (como el nuestro) pagas en metálico la consulta del especialista y los procedimientos, y con la factura, tu seguro te lo reembolsa; pero por lo pronto tienes que pagar. Imaginaos el susto que tenía al pensar lo que llegaría a costarnos una semana de hospitalización... para que os hagáis una idea, el que te atiendan en urgencias va desde los 30$ a los 54$; la consulta del pediatra de Nico salió por 40$, y mi consulta al otorrino, más el procedimiento de aspirarme el tapón salió por 90$. En el momento del alta, me trajeron unos documentos; me indicaron que yo no tenía que abonar nada, pues ya se le había facturado todo al seguro (afortunadamente, la póliza de la empresa de Portal es muy buena), pero aún así, me dieron la factura desglosada a título informativo de el coste total.... 7600$ Sólo el hecho de ocupar la habitación sale por la friolera de 175$/día, los honorarios del pediatra han sido 1900$, el que viniera el neumólogo dos días (cada visita de no más de 10 minutos) 200$... Viendo estas cifras uno se da cuenta de dos cosas:
Nico ya en casa. ¡Vaya cara
de felicidad!
1° De apreciar la sanidad española, que tenemos un sistema bastante bueno y que entre políticos y defraudadores se la están cargando. Políticos por su manía de recortar en sanidad; y los defraudadores son muchos: No sólo los que no pagan la cotización de sus empleados a los que tienen sin contrato y cobrando "en negro", si no también a los que tienen un trabajo "B" en negro por el que no cotizan, e impiden que otra persona pueda estar ahí cotizando, también por los que se cogen bajas sin estar enfermos (cuando estás de baja, es la Seguridad Social la que paga tu salario base a la empresa, adivina de dónde sale el dinero)
2° Del negociazo que puede ser la sanidad; por lo que no me sorprende que haya gente dispuesta a privatizarla.


     Prohibido llevar armas.

Este cartel está en el acceso del garaje del
hospital al interior del mismo.
   Una de las cosas que más me llaman la atención aquí es la proliferación de carteles prohibiendo entrar con armas de fuego; sobre todo en Hospitales y Farmacias. Me explico: Es de sentido común dicha prohibición, lo que me sorprende es que sean necesario dichos carteles. La aclaración me llegó el otro día cuando fui al barbero a arreglarme un poquito los pelos de la cara (¡Sí, aquí el oficio de barbero aún existe gracias al cielo!), había otro hombre que había ido a recortarse el pelo, y pasó lo típico: que el hombre pegó la hebra a charlar con el sufrido peluquero (para que luego digan que es algo que exclusivamente hacen las mujeres; otro cliché sexista abajo). El caso es que empezó a decir que no le parecía normal lo fácil que es sacarse la licencia de armas, y que con la licencia básica tienes derecho a estar en posesión de hasta 10 pistolas; con esa licencia básica lo que no puedes usar son automáticas (metralletas, UZIs y demás) y rifles de cazar osos y superiores... ¡10 pistolas! ¿Para qué demonios quiere un ciudadano de a pie tener 10 pistolas? Por lo visto, esto es herencia yankee...


             Clichés y estereotipos.

   Mención aparte merecen también los estereotipos que le pone la gente a aquellos que son de otros países. Cierto día, yendo con Nico a devolver unas pelis al vídeo-club, paré en una tienda de cuadros para preguntar por un cristal para un marco que se nos ha roto en el viaje. El caso es que empezó a llover con muchísima fuerza (los micro-monzones de aquí), lo cual me obligó a quedarme en el interior de la tienda (la dueña fue una mujer muy amable invitándome a quedarme hasta que dejase de llover, a unirme a la conversación, e incluso me ofreció un café)
 
   Como Nico quería salir a toda costa, no pude participar mucho de la conversación, pues su rabieta me obligó a estar pendiente de él todo el rato, pero aún así, para no ser descortés, iba atendiendo a lo que decían. Un hombre mayor estaba monopolizando la conversación, dándose aires de que era un hombre de mundo, y que había visto muchas cosas, y estaba dispuesto a demostrarlo contándolo (aunque, como ahora veréis, fuese mentira). El tío debía de estar disfrutando siendo el centro de atención, y como sabía que sus interlocutores tendrían muy pocas posibilidades de viajar "como él", para poder confirmar o desmentir lo que  decía.

   Primero empezó a decir que si él había sido miembro fundador de Les Luthiers, que si la formación original estaba disuelta por que varios de ellos se quedaron a tocar en grandes bandas de Estados Unidos, que no todos eran Argentinos y que él era la prueba... hasta que uno de sus interlocutores le dijo que uno de esos que él decía, había muerto en Cuba hace relativamente poco, y él que no, que vivía en Miami al lado de  Alejandro Sanz.

Vestido de sevillana.
"Ridículo" según el señor
   Luego, empezó a presumir de su viaje por Europa, y aquí empieza el Show: según este buen señor, en Alemania son todos rubios, beben cerveza incluso para desayunar, y las mujeres son más masculinas que los hombres; en Francia, se pasan el día comiendo un pan muy raro (baguettes) y croissants, y todos llevan boinas. ¡Ah, que se me olvida! Y alemanas y francesas no se depilan.

Pollera panameña, inspirada
en el vestido de sevillana
   Pero al llegar a España, ya no me pude contener; cito textualmente lo que dijo el buen señor, por que se me quedó grabado a fuego en la memoria:

"No es cierto que en España todos sean toreros y que ellas vayan con esos vestidos ridículos a lunares (vestidos de sevillanas en los cuales se inspiraron para diseñar sus tradicionales polleras panameñas, él verá si son ridículos o no). Los Españoles son casi todos morenos, aunque no es raro encontrarse españoles rubios, más altos que nosotros y hablan a voces. Se nota que es la cuna de grandes campeones deportivos, pues todos juegan al fútbol, y los pocos que son lo bastante altos, juegan al basket, aunque nunca serán mejores que los americanos. Además las mujeres no suelen llevar ropa interior, algo que me parece altamente anti-higiénico si le añadimos el hecho de que casi nunca se duchan ni se bañan. Es una pena, que con la lencería tan bella que hay en Europa, las mujeres españolas vayan siempre sin brasier (sujetador) ni panties (bragas)."

   Me gustaría decir que fui discreto y que permanecí  en silencio, y que dejé al buen hombre que siguiera soltando perogrulladas, pero en ese momento no podía aguantarme más la risa, así que tras una estruendosa carcajada que hizo girarse a todo el mundo en la tienda (5 personas), y tras pedirles perdón por el susto que les acababa de dar, tuve que responder:

   "Disculpe, señor mío, pero servidor es Español de nacimiento y crianza, y de hecho, no me he movido del país excepto en mi luna de miel; y tras oírle, me temo que tengo que corregir algunas de las cosas que usted manifiesta: Para empezar, es una alegría para mí el comprobar que ya la gente no piensa que los hombres vamos por la calle embutidos en unas mallas apretadas y empedradas en dorado (el cielo para una choni) y armados con una espada, ir matando toros cada dos pasos; me alegra el ver que se han dado cuenta que el traje de sevillanas es un traje festivo típico de la zona sur del país, en el cual se inspiraron para hacer sus polleras panameñas. No obstante, he de puntualizar que no todos los españoles somos deportistas, y mucho menos futbolistas; que yo soy de elevada estatura, pero no juego al basket, ni soy moreno.
   Por cierto, me gustaría que me aclarase en qué parte de España ha estado usted para describir así a las mujeres. Si sólo se trata del tema de no llevar ropa interior, me temo mucho que usted ha estado o en la Casa de Campo, o en la calle Montera, por que, Señor mío, le puedo asegurar que todas las mujeres que he conocido en mi vida llevan bragas y sujetador, y si hay algo que cuesta, es quitarles ambas prendas. Y en lo que respecta a ducharse, las únicas personas que no lo hacen, son aquellas que no disponen de agua corriente y viven en las calles, exactamente igual que en Panamá. Otra cosa es que al estar en un clima seco, no sudemos tanto, y con una ducha al día sea suficiente para estar bien aseado (dos al día en verano), pero de ahí a afirmar que los españoles no nos duchamos... mire, (y levanté el brazo dejando el alerón al aire) le invito cordialmente a que se acerque y compruebe si su afirmación es verdadera o no... 

   No sé si el hombre no acercó su nariz a mi axila por no arriesgarse, o de la vergüenza que le acababa de hacer pasar; pero la cosa es que se fue a la trastienda y no le volví a ver. Me asomé y vi que había dejado de llover, así que, guiñándole un ojo al resto de la gente (que estaban a punto de reírse del pobre hombre, pero por educación no lo hicieron), me despedí no sin antes agradecerles la hospitalidad. Creo que le caí bien a la dueña, pues me dijo que no dudase en volver otro día para seguir conversando.





martes, 20 de noviembre de 2012

Jaque Mate

   Las piezas están dispuestas sobre el tablero, y aquí estoy yo, dispuesto a iniciar la partida. Sólo necesito encontrar a mi rival; alguien capaz de enfrentarse en este campo de batalla que es el tablero.

   Busco y busco entre la multitud: entre los cuerpos que se contonean al son de la melodía que abruma el local, entra las filas que aguardan con relativa paciencia para entrar al cuarto de baño, entre los brazos que se apoyan en la barra buscando ahogar su monotonía de Lunes a Viernes en el fondo de una copa. Busco, escudriño en la oscuridad como un depredador busca a su presa. No, no, no... ¡Bingo! Ahí, en el rincón; apoyada en la pared, con aire taciturno y la mirada semi-perdida, mirando sin ver. Muevo el peón: un movimiento sencillo, casual, que me encamina hacia ella, la que será mi rival en esta partida.

   Normalmente, mis partidas no suelen ser muy largas y, con pocos movimientos por mi parte, mi rival suele dejar caer sus defensas y rendir las llaves de la ciudad al cabo de un rato relativamente corto. Me han hablado de partidas largas, que dejan a ambos contendientes exhaustos a todos los niveles. Partidas donde pierdes tantas piezas como te cobras; enfrentamientos en el tablero que acaban en tablas. Siempre gano mis batallas; siempre las he ganado, por lo que las tablas y la derrota jamás fueron una opción, ni formaron parte de mi diccionario.

   ¿Quiero en realidad ese tipo de batalla? Ya no lo sé. Recuerdo que mis primeras partidas eran algo emocionante: mis rivales eran retos, obstáculos a superar. Conforme me fui adentrando en los entresijos del tablero, fui perfeccionando mi arte, mis técnicas. Pronto mis partidas comenzaron a abreviar en su duración, y la emoción, el suspense, la posibilidad de caer derrotado se fueron diluyendo en el tiempo. Mis partidas se han vuelto algo rutinario, casi mecánico; mis rivales son ya meros objetos, la droga que necesito y me mueve. El enredarme en el tablero, el mover las piezas, es algo casi sin significado para mí. Mis victorias son huecas, algo sin alma ni pasión, que lo único que hacen es cubrir una necesidad simple. La única satisfacción que hallo es la misma que obtengo al rascarme cuando siento un picor.

   Las piezas comienzan a moverse: sólo he necesitado ver un par de sus gestos, un par de movimientos de su cuerpo, el recorrido de su mirada mientras hablamos... el conocer el lenguaje corporal es una gran ventaja; me permite leer sus pensamientos como si de un libro abierto se tratara. Su cuerpo, la forma de moverse, me dicen casi más que sus palabras: parece que va a ofrecer una férrea defensa, y eso me gusta. Al parecer no va a ser un rival que caiga con cuatro movimientos. Uso una estrategia bastante dura y arriesgada, usando el alfil como señuelo, lo cual me permite detenerme en su mirada; es un movimiento más, que sin embargo me rebela algo: Esos ojos de grandes iris de color esmeralda no tenían la mirada perdida; no es que mirasen sin ver. En realidad, también estaban buscando. ¿Puede ser? ¿Al fin habré encontrado a mi Némesis, a mi gran rival? Eso parece a juzgar por la cantidad de piezas que me está tocando poner en juego; me está obligando a cambiar y re-inventar mis estrategias. Cada una de mis jugadas es contrarrestada por otra de forma grácil y sutil.

   No quiero reconocerlo, y en este momento, si me pregunta, lo negaré rotundamente; pero según avanza nuestra partida, voy teniendo la sensación de que mi búsqueda ha terminado. Que por fin he hallado lo que, sin saberlo, por tanto tiempo buscaba. La que parecía que iba a ser una partida más de pocos minutos de duración, se está convirtiendo en un encuentro frente al tablero que dura días, semanas... una batalla en los cuadriculados campos del blanco y negro donde ni recibo ni doy tregua. No puedo creer que esto me esté pasando, pero la reina no cede a pesar de mis esfuerzos; estoy... ¡Estoy disfrutando!

   Por fin encuentro un reto, por fin estoy disfrutando del juego. Ya me da igual cuando llegará mi victoria (la cual tened por seguro que llegará), esta partida está significando mucho para mi, se está convirtiendo en todo, ya nada más importa: ni mi trabajo, ni mi familia, mis amigos... incluso apenas duermo ya, pasando las noches en vela buscando una estrategia que me lleve a ganar. Cuando la victoria llegue, su sabor será lo más delicioso que haya paladeado jamás. Cuando esto acabe, no quiero deshacerme de mi rival; ha sido demasiado buena, demasiado tenaz; ha sabido jugar de forma inteligente, elegante, con estilo. Me ha hecho recuperar el placer del juego; ha desnudado el tablero y conseguido que me enamore. Sí, es ella la que quiero a mi lado; es la reina que quiero gobernando el juego junto a mi.

   Hoy es la fecha, lo presiento; esta noche, tras meses de encuentros, de duelos, es cuando noto aude la partida llega a su fin. Me he puesto mis pantalones negros, mi cazadora y zapatos del mismo color,  a juego con el de mis cabellos. Simbólicamente, ella lleva un vestido blanco; la batalla decisiva va a comenzar.

   No me decepciona; pongo en juego técnicas y estrategias que llevo puliendo y perfeccionando durante estos meses; técnicas y estrategias que van siendo contrarrestadas una a una. Cuando todas nuestras prendas están desperdigadas por el suelo, tengo la impresión de que el encuentro acabará en tablas. No me importa que el final sea ese; he disfrutado tanto de la partida, de su desarrollo, que un empate me parece algo equitativo.

   Pero no, yo soy un jugador, un luchador; y cuando entro en el tablero, ganar es lo único que me importa; es el premio máximo y lo que me motiva, y no me conformaré con menos.

   El caballo, igual que el de Troya, me ha permitido traspasar sus murallas, y ahora mi enhiesta y fuerte torre se abrió paso hasta la dama. La partida está en pleno clímax y la batalla ya ha trascendido más allá del tablero. Pero empiezo a tener la impresión de que no solo mis estrategias serán suficientes para rendirla. Los elaborados subterfugios me han traído hasta aquí, pero será la verdad pura y dura la que me dará la victoria. Es algo que puede parecer suicida, inesperado, y por eso es por lo que sé que me hará triunfar. Ni ella misma se lo esperará, y eso le hará bajar la guardia, despistarse, y así poder arrancar la victoria en este combate tan agitado, físico y sudoroso como el que andamos librando ahora.

   Espero el momento preciso; si me adelanto, dejaré ver mis cartas demasiado pronto y se arruinaría todo. Escucho su respiración fuerte y acompasada, con un ritmo de velocidad creciente. "Aún no" me digo mientras sigo atacando. Continúo lanzando miradas furtivas a su rostro, pero procurando que no se dé cuenta para no descubrir mi plan. Va cerrando los ojos; sí, no es un parpadeo, los mantiene cerrados. Llega el momento culmen, con su respiración totalmente fuera de control, acerco mi rostro al suyo, y mis labios susurran en su oído el sortilegio envenenado.

   "Te quiero" Hasta yo mismo estoy sorprendido de cómo suena, de lo natural que me ha salido y, sobre todo, por que realmente lo siento. Efectivamente, la estratagema ha funcionado: La Reina Blanca ha caído.

  


    Amanezco besado por los primeros rayos de sol de la mañana. Busco su presencia en la zona contigua a la mía del colchón para encontrarla vacía. Barro con mi mirada la habitación para contemplar cómo está terminando de vestirse; su vestido blanco ya no luce tan fulgurante como anoche antes de deslizarse fuera de su silueta.

   "¡Oye!" la llamo, y se vuelve. Algo ha cambiado: un rictus de disgusto se dibuja en su rostro, y sus ojos verdes me miran con su luz esmeralda apagada, con frialdad, como si yo fuese un mueble más.

   "¿Ya te vas?" Pregunto

   "" me responde con un tono de voz neutro y carente de emoción. Si los glaciares pudieran hablar, lo harían con ese timbre de voz. "Ya tengo lo que buscaba"

   "No lo entiendo" Acierto a decir incrédulo.

   "Yo también soy una jugadora" Me dice mientras recoge su bolso sin mirarme siquiera. "Había oído hablar de ti, y de cómo todo el mundo es un juego para ti; cómo no te importa lo que los demás tienen que decir, lo que opinan, o lo que sienten.Todos los demás existen para satisfacer tus necesidades y tu ego ludópata. No somos personas, sólo juguetes y adversarios.

   Aquella noche era yo la que te buscaba, fui yo la que se puso a tiro; deberías saberlo: Las Blancas siempre mueven primero.

   Como has podido comprobar, yo no he sido una contendiente más: te he forzado, te he llevado al límite, te he hecho disfrutar del juego y desearme tanto, que has llegado a perder el sueño por mi.

   Poco a poco te has acabado enamorando de mi. Y por si no estuviera lo suficientemente segura de ello, anoche entre embites, gemidos y suspiros, me lo acabaste de confesar. ¿Una estrategia? Lo dudo mucho; nadie es tan buen actor."

   Siento como una corriente fría recorre en dirección descendente mi espalda; no solo han descubierto mi juego, si no que además me he visto convertido en presa cuando yo creí todo el tiempo ser el cazador.

   "Te he desnudado en cuerpo y alma, te he dejado totalmente expuesto, y te he herido más profundo de lo que haya hecho nadie jamás. Ahora sabes cómo has hecho sentir a la gente, a decenas de chicas anónimas que para ti no fueron más que pasatiempos" Dice con desdén. Se dirige a la puerta sin volver la vista atrás; la abre, y me mira una última vez para decir: "Jaque Mate", y cierra tras de sí sin apenas hacer ruido.

   Sentado solo y desnudo en la cama, me doy cuenta que sus ojos es lo último que he visto de ella; esos ojos de color esmeralda que tanto he escudriñado, estudiado; esos ojos verdes que se han llegado a convertir en toda una obsesión y que ahora no puedo borrar de mi mente. Ya no hay más blanco y negro en mi cabeza, ambos han sido sustituidos por el color de sus ojos; el verde todo lo llena, todo lo abarca.

   Jugué, luché con todas mis fuerzas, lo dí todo, sólo para perder. Sí, anoche cayó la reina, pero todos sabemos que en el Ajedrez la partida no termina hasta que cae el Rey.

   Y aquí está el monarca, sentado desnudo en la cama, abrazando sus rodillas mientras una lágrima resbala por sus mejillas, y la corona de su orgullo permanece tirada de cualquier forma en el suelo del cuarto de baño...


                                                         Jaque Mate...



                                                                                        Maldita sea...