miércoles, 17 de diciembre de 2014

Borrando entradas

Queridos lectores y visitantes asiduos o no de este blog.

     Debido a las últimas y vergonzosas leyes que el gobierno español ha aprobado, me veo en la obligación de borrar varias entradas las cuales contenían enlaces a páginas webs de periódicos.

     Es absurdo, porque este blog JAMÁS se ha lucrado con nada de lo publicado, ni tampoco se hizo con ánimo de lucro.
     Es absurdo porque mis enlaces lo que hacían era generar más tráfico hacia las páginas de los periódicos, lo que redundaba en ingresos para ellos.
     Es absurdo, porque suprimen el derecho a la información y la libre expresión.
 
     En fin, que es ABSURDO, y punto. Google ya ha movido ficha, y ha eliminado "Google News" en España, dejando al gobierno en ridículo a ojos de todo el mundo. Yo aporto mi granito de arena no sólo para evitar las multas y jaleos legales, si no para QUE SE JODAN esos medios que quieren sacar pasta a nuestra costa. Yo jamás he negado las fuentes de donde he sacado las noticias, e incluso era visitador habitual de sus páginas web, pero... ¡Se acabó!

     Este blog seguirá funcionando porque, gracias a Dios, esas entradas no eran precisamente las que más lee mi público habitual, ni tampoco las más visitadas. Esta blog seguirá funcionando gracias a las visitas de sus seguidores habituales, a sus contenidos de cosecha propia, y a que los algoritmos de Google a veces enlazan algunas de mis entradas; bien por las fotos que las acompañan, bien porque hay gente que busca un contenido que este blog tiene.

     No me quiero despedir sin sacar un poco los pies del tiesto: QUE LE JODAN AL CANON AEDE Y QUIENES LO INTEGRAN, QUE LE JODAN A LA LEY MORDAZA, Y QUE LE JODAN AL GOBIERNO POR DEDICARSE A HACER GILIPOLLECES DE ESTAS EN LUGAR DE GENERAR EMPLEO.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Desde el Exilio (XXIV) ¿Black Friday? WTF??

     Sé que a lo mejor lo que voy a decir le va a sentar mal a mis amigos y contactos panameños, pero no puedo ocultar mi malestar por lo ocurrido hoy:


    El 28 de Noviembre es una fiesta nacional de importancia, la Independencia oficial de España. Sin embargo, como este año coincidía con el llamado "Black Friday" (día puro y duro comercial de procedencia Yankee), han decidido trasladar la fiesta nacional al Lunes para que los centros comerciales puedan engrosar más sus arcas abriendo sus puertas (cosa que no podrían haber hecho si el día hubiese sido festivo... o sí lo podrían haber hecho, pero pidiendo una licencia especial para abrir ese día, la cual habría que pagar, o pagando más a sus trabajadores)

     ¿Cómo decirlo de forma suave? ¡Lo siento mucho en el alma, pero no puedo! Permitiendo esto, el gobierno ha prostituido 103 años de historia; ha permitido que se interpongan los intereses capitalistas de unas cuantas empresas privadas y han priorizado en estos en detrimento de una fiesta nacional.

     Sin ser panameño, siento que esto ha sido un tremendo insulto a la memoria del país; han abofeteado, insultado y humillado la memoria histórica de la nación, y menospreciado a todos los que hace más de un siglo trabajaron para que Panamá fuese la nación propia e independiente que es ahora. Sí, damas y caballeros: hoy sin ningún respeto se ha escupido a la cara de millones de Panameños: a los que hoy pueblan el país, y a los que hicieron la conmemoración del 28 de Noviembre posible. ¿Y todo para qué? ¿Para "ahorrarse" 4$ es un producto electrónico que en realidad ni necesitan?  ¿Para que la gente compre compulsivamente llegando a gastarse el dinero que no tienen en muchos casos en cosas que, en principio ni siquiera tenían intención de ir a comprar?

     No, no me gusta nada lo que ha pasado hoy, lo que se ha hecho con esa fiesta tradicional para sustituirla por algo que ni siquiera es fiesta, si no un acto descarado de incitación al consumo desmesurado que encima, ni siquiera es propio del país, si no que es una imposición "cultural" de aquel país al que los panameños se muestran orgullosos de haber vencido cuando recuperaron la soberanía del Canal. Es decir, si tanto se hincha pecho diciendo que "Panamá venció al gigante imperialista americano echándolo para siempre de nuestras tierras", ¿por qué se adoptan sus fiestas y costumbres como propias (Halloween, Acción de Gracias, Black Friday.... ¡Coño, que ya sólo os falta adoptar el 4 de Julio!), permitiendo que estas incluso desplacen a las propias como si de ciudadanos de segunda se tratasen?

     No, mis amigos panameños, no me parece bien esto que ha sucedido, y siento este insulto que os han dirigido con la rabia propia que tendría si me lo hubiesen dirigido a mi. Pero más rabia aún me dan todas aquellas personas que les ha parecido bien la medida, y que han acudido como alma que lleva el diablo a comprar como si nada más en el mundo importase. Porque esas personas (y me arriesgo mucho diciendo esto, porque seguro que alguna persona conocida ha caído en la tentación), son cómplices y partícipes de ese insulto, de esa falta de respeto, de esa afrenta que ha sufrido la nación panameña hoy. Si esta gente hubiese tenido realmente el amor a la patria que tanto dice sentir, no habría ido a comprar como protesta, y los grandes Mall (centros comerciales) habrían lucido desérticos hoy. Pero no ha sido así; nuevamente las carreteras de la capital se han colapsado, y ha habido que impedir la entrada de la gente a los centros comerciales al menos hasta que los que estaban aglomerados dentro empezasen a salir.

    Oigo por la radio a diario en tono autoritario "¡A PANAMÁ SE LA RESPETA! ¡NADIE DE FUERA PUEDE VENIR A DECIRNOS LO QUE DEBEMOS HACER O NO! ¡NINGÚN EXTRANJERO TIENE DERECHO A OPINAR SOBRE NUESTRO PAÍS Y NUESTRA POLÍTICA!" Muy bien pues, señores, dejo entonces la pelota sobre su tejado ya que según ustedes, como extranjero no tengo derecho a opinar ni decir nada y, si lo hago, soy un "imperialista irrespetuoso que se cree que aún estamos en los tiempos de las colonias", entonces les dejo a ustedes con la situación. Pero al menos, respondan esta pregunta: ¿Con qué autoridad moral, con qué coherencia pueden exigir un respeto por un país cuya historia han irrespetado ustedes mismos permitiendo lo de hoy, 28 de Noviembre de 2014?

     La verdad, señores (y no creo que haya dicho ninguna mentira hoy), duele como un puñetazo, es fea e incómoda de ver; pero no por mirar a otro lado, no por querer acallarla, va a dejar de ser una realidad palpable. En efecto, no es mi país; y yo puedo decir lo que quiera, que ustedes seguirán haciendo lo que les dé la gana; pero entonces háganme un favor: el día de mañana guárdense la hipocresía que destilan al decir que esta es una costumbre yankee, y que no ven con buenos ojos lo que ha pasado hoy; no lo hagan ya a toro pasado cuando, han tenido en sus manos la oportunidad de evitarlo, y se han quedado de brazos cruzados.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Desde el Exilio (XXII) ¡Mójate!


     Seguramente muchos recordaréis la fiebre que hubo este verano con lo de echarse un cubo con agua helada por encima para, en teoría, solidarizarse con los afectados por la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig en Estados Unidos, o de Charcot en Francia). Esa fiebre también llegó a Panamá. Honestamente, consideré esa moda totalmente inútil si no iba acompañada de una donación económica a la asociación que aporta medios para el estudio de dicha enfermedad, pues, ¿de qué manera va a ayudarle a una persona el que yo me grabe haciendo el payaso mientras me tiro un cubo de agua helada encima y, “nominando” a otras personas a hacer lo mismo en 48 horas o que me paguen una mariscada en caso de no hacerlo, y luego subirlo a internet? (Eso es la deformación del "Ice bucket challenge" llamada "Legado de Tibu" que ya es el colmo de la burla hacia la persona necesitada)

     ¿Sinceramente? Teniendo en cuenta que en el país donde resido el agua potable no le llega más de un 40% de la población, dicho desperdicio de líquido se me antojaba además una falta de respeto hacia toda esa gente. Si quieres solidarizarte realmente, en vez de grabarte en vídeo mojándote, “mójate “ de otra manera: ya sea con tu tiempo y tus manos y talentos, o privándote de algún caprichito para poder dar ese dinero a causas que realmente ayuden.

     Eso es lo que hicimos a mediados de Septiembre en la parroquia San Pablo Apóstol de Panamá: acudimos al albergue para gente sin hogar “Madre Teresa” que llevan las Misioneras de la Caridad a poder echar una mano. Durante las semanas anteriores estuvimos aportando y recogiendo donaciones económicas, de ropa, juguetes y alimentos para poder aportarlos. Los que tuvimos algo más de disponibilidad, sacrificamos ese domingo de tiempo libre para poder dedicárselo a esas personas cuyas necesidades, como pudimos comprobar, iban más allá de lo material.

     Una vez al mes, las hermanas salen a las calles a la búsqueda de gente sin hogar; principalmente a aquella que no puede valerse por sí misma, no tienen nada ni a nadie; cuando les encuentran, les llevan a su hogar; un albergue sencillo, equipado con apenas lo básico para hacerse cargo de toda esa gente; la gran mayoría gente que tiene discapacidad intelectual o algún tipo de parálisis cerebral que les impide valerse por sí mismos.


Un poco desorganizados al principio
      Cuando llegamos, lo primero fue descargar las furgonetas de todo lo que llevábamos; la gente fue realmente generosa, pues llevábamos dos furgonetas llenas sólo de alimentos. Al principio, descargamos un poco a la buena de Dios, sin organización. Rápidamente nos dimos cuenta que si organizábamos una cadena, iríamos más rápido (tanta experiencia en el ramo de la logística, y cargando y descargando el autobús de los campamentos, se tenía que notar tarde o temprano), y las furgonetas se descargaron "en un pis-pas".

¡Mucho mejor así, hombre, dónde va a parar! Los chavales de confirmación dándolo todo.
   ¿El menú del día? Una comida típica Panameña: Sancocho, y unos dulces para todos. Una vez descargadas las furgonetas, y designados los "Chef" que ayudarían a los voluntarios que trabajan en la cocina, nos dirigimos a la misa.

¡Ese pedazo de coro de los sábados! No estaban todos los que
son, pero dieron lo mejor de sí mismos, y eso es suficiente.
     Aunque hay una persona que se dedica con su guitarra a acompañar las misas, ese día la gente del coro de los domingos se iba a encargar de ello. Por si acaso, yo llevaba mi guitarra en el maletero, y, en efecto, nos invitaron al coro de los sábados (compuesto por la gente del grupo de confirmación) a unirnos y hacer un sólo coro. Quedo una participación bastante bonita, aunque el guitarrista al que me tocó seguir, me hizo sudar (literalmente) para poder seguirle el ritmo sin perderme ni desentonar.

video


Llamada a comer. una de las hermanas
avisaba tocando la campana
     Después de aquello, tocó el trabajo duro de verdad: servir la comida y ayudar a los internos a comer. Había dos salones para separar a los más jóvenes de los adultos. Como vi que la mayoría de los voluntarios se iban al saloncito de los niños, decidí quedarme en el de los adultos. El panorama realmente amedrentaba: ¡sólo dos hermanas para dar de comer a unas 30 personas que no pueden valerse por sí mismas! ¿cómo pueden hacerlo diariamente sin desfallecer? Me quedo claro, clarísimo como el agua, que el amor a los demás es una fuerza prodigiosa que te hace llevar a cabo cosas que a muchos les desanimarían.

     "La primera en la frente", como se suele decir: me dispuse a acomodar a un muchacho extremadamente delgado y frágil en silla de ruedas; no tendría más de 22 años, aunque su cara parecía la de un anciano. Con una voz temblona me dijo "Tú vas a ser mi papá". Contuve las lágrimas como pude, y tratando con todas mis fuerzas que no se me notara temblor alguno en la voz le respondí: "No puede ser, yo ya soy papá, yo ya tengo un hijo", "Entonces me ayudarás a encontrar a mi mamá, sé que está ahí fuera buscándome". En ese momento, una de las hermanas se me acercó y me dijo que le encontraron hace muchos años, que sus madre le había abandonado a su suerte, y que desde entonces no hace más que pedirle a todo el mundo que le ayuden a buscar a su mamá, que seguro que está triste porque le ha perdido. No pude seguir ahí; le pedí a mi compañero Uribe que me sustituyera, que necesitaba ir al servicio.

Desde fuera no lo parece, pero a mi compi Uribe la situación también le superaba.
Aún así, tuvo una entereza enorme para ayudar.
     El siguiente caso me chocó también: un hombre de unos cincuenta y pocos, al que a veces le fallaba el pulso. "Me dieron una paliza en la cárcel y me rompieron las manos. Algo me hicieron, pues a veces el pulso me falla y no puedo ni agarrar la cuchara, los dedos no me responden". Le fui dando cucharada tras cucharada. El hombre de vez en cuando reía "¡Lo que es la vida! ¡Que a mi edad me tengan que dar de comer como si fuera un niño pequeño!". Cuando recuperó el control sobre sus dedos, quiso seguir comiendo por su cuenta "Ve a ayudar a otro, que ya puedo valerme yo. ¡Muchas gracias, y que Dios os bendiga!"

     
     Vi a mi compañera Nadia luchando con el que se nos antojaba el caso más difícil de todos. Este muchacho se comunicaba con chillidos; pasaba de momentos de calma en los que comía lo que le íbamos empujando con la cuchara (le costaba coordinar hasta para algo como lo que es masticar, y si le dábamos de más sin darnos cuenta, se atragantaba). De vez en cuando, estiraba totalmente el brazo y un chillido potentísimo inundaba la sala: "¡IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIHHHHHHH!", era su forma de llamar la atención para que alguien se acercase a saludarle y darle la mano; entonces, la aferraba con fuerza (pero sin hacer daño) y no te soltaba hasta que quería cambiar de persona a la que saludar.

No se trata sólo de la ayuda material,
no se trata sólo de ayudarles a comer.
Dar ese cariño que les fue negado
también es imprescindible y vital.
     Hubo un momento que el chillido se hizo más ensordecedor; estiraba el brazo, quería decirnos algo, pero ni las propias hermanas eran capaces de saber qué es lo que quería. Me invadió una corazonada (supongo que fue el propio Espíritu Santo el que me impulsó, ese al que tenemos tan olvidado los cristianos), y sin pensarlo dos veces, me incliné y lo abracé. Su brazo extendido se cerró con una rapidez que nadie se esperaba "Tranquilos" le dije a toda la gente a mi alrededor que se sobresaltó ante un movimiento tan brusco "no me ha hecho ningún daño"... y en efecto así era. No sé cuanto tiempo permanecímos así; él emitía un sonido que no supe distinguir si era llanto o una risa tímida de felicidad, y yo permanecí en silencio. Me vino a la mente lo que hizo San Francisco de Asís con el leproso: no esconderse de aquella persona, si no acercarse, y darle un beso en la mejilla, re-humanizarle, devolverle ese calor y afecto humanos que todos tanto necesitamos. Esa era la clave: cualquiera puede dar una limosna o donativo y mirar para otro lado; cualquiera puede llevar comida e incluso ayudarles a comer, pero ¿cuantos están dispuestos a darles cariño? ¿Cuantos dispuestos a darles algo que también necesitan y no es tan material? ¿Cuanto cuesta dar un abrazo? ¿Cuanto cuesta el darle a una persona una dosis de afecto que tanto necesita y merece? Y más alguien que ha sido abandonado a su propia suerte por su familia, sabiendo que sus posibilidades de sobrevivir son prácticamente nulas. Una cálida oleada de ternura por aquel muchacho me invadió, y mi admiración por el trabajo de las hermanas creció aún más.

   "¿Señor José?" preguntó Éricka, una de "mis niñas" de confirmación a mis espaldas. Me separé del chaval y la miré: "Adelante. Sólo quiere un abrazo, sentirse querido. No tengas miedo, aunque cierra el brazo rápido, no hace daño". Se acercó con un poquito de reparo mientras él volvía a estirar el brazo, se inclinó, y la escena se repitió; "Es verdad, no me ha hecho ningún daño" dijo con la voz temblona por la emoción.

     Éricka se separó de él, había que terminar de darle de comer, y la sopa se estaba enfriando. También había una ración para nosotros, los voluntarios; pero, sinceramente, no me entraba nada en ese momento. Me excusé diciendo que había pasado la noche con problemas estomacales (Ya sé que mentir está feo y es pecado y bla bla bla... pero tampoco quería hacer el feo de despreciar un plato de comida hecho con tanto cariño con la excusa de "no tengo hambre")

Era un día especial, un día de fiesta para todos.
     Movido por la curiosidad, me acerqué al salón infantil, donde un payaso hacía las delicias de los más jóvenes. Disfruté viendo todas esas sonrisas, y por dentro me preguntaba cuantas veces podrían disfrutar de momentos como ese. Vuelvo a decirlo: es fácil ir una vez; cualquiera puede hacerlo. Pero la gente que está allí, lo hace a diario, no por "venazos de solidaridad" Ves toda esa necesidad, y ves a la gente que les cuida a diario hacerlo sin perder el ánimo, y con una sonrisa siempre en la cara para aquellas personas y te quedas pensando "¿Y por qué gilipolleces me amargo yo la vida?". Estando allí, recibiendo ese bofetón de realidad a la que tan ajenos somos en nuestro día a día, te das cuenta de cuán nímios se te antojan tus problemas cotidianos. Cada vez que alguna de las hermanas decían "Gracias", se me caía la cara de vergüenza. ¿Gracias por qué? ¿Por venir sólo un día? Las gracias las debería dar yo por haber gente como ellas en el mundo, dispuestas a dar todo de sí sin esperar nada a cambio; sólo por el mero deseo de amar al prójimo y hacerlo lo más tangible posible; por consagrar su vida a los demás, a los más necesitados, a esos que parece que a nadie le importan y que sólo saldrán en televisión en las noticias de relleno de los telediarios de Diciembre.

     Pero aún me esperaba una última sorpresa: la habitación de los bebés. ¡BEBÉS! Niños y niñas que contaban sólo meses de existencia y que habían sido abandonados igualmente por sus padres. Vi el rostro de mi hijo en cada uno de ellos, su indefensión, su soledad... crecí con mis padres, y si ya la situación de el resto de residentes y sus historias me había golpeado duramente en las entrañas, el ver a todos aquellos pequeños me terminó de derrumbar por dentro. Una cálida oleada de rabia por aquellos padres que se habían desentendido de sus hijos me empezó a bullir por dentro, y me costó mucho no estallar, pero no quería despertar a aquellas pequeñas criaturitas que tanta ternura nos estaban despertando a todos.

¿Que donde está Dios? Más claro no puede estar: en esta foto
está presente en todas partes y en todos sus protagonistas.
       "¿Donde está Dios?" Suelen preguntar muchas personas "¿Por qué permite Dios estas cosas?" es otra de sus preguntas. Muchos de nosotros nos solemos quedar sin respuesta ante ellas; pero miré a mi alrededor, y tuve clara la respuesta:

     Dios está aquí, tan cierto como el aire que respiro, tan cierto como la mañana se levanta... Dios está en cada una de las hermanas de la caridad que salieron a la calle en busca de toda esta gente, Dios está en cada uno de los voluntarios que colaboran desinteresadamente día sí, y día también; Dios está en cada uno de los habitantes del albergue, mostrándonos que el amor es una de las mejores herramientas de las que disponemos para hacerle la vida a los demás más bella y llevadera. Dios estuvo ese día en cada uno de nosotros, y también está en ti, querido lector, preguntándote qué haces tú para ayudar. Para construir un mundo mejor, hacen falta manos, muchas manos, y seguro que las tuyas harían un maravilloso trabajo. ¿Vas a dejarlas quietas viendo tanta necesidad? ¿Vas a excusarte en la inacción de los que más dinero tienen para no hacer tú nada al respecto? El criticar no ayuda ni construye; el actuar sí. Tú te mojaste con un cubo de agua, lo grabaste en vídeo y lo subiste a internet, yo preferí donar parte de mi dinero, sacrificar un domingo que pude emplear en quedarme en casa, dar un paseo, darme un baño en la piscina... para ir a echar una mano y repartir cariño. ¿Donde está Dios? ¿En tu cubo de agua, o en la ayuda desinteresada?


video


martes, 28 de octubre de 2014

Desde el Exilio (XVIII) Panameños y Españoles descubriéndose (I)


 Cosas que a los panameños les llama la atención de los Españoles



- Que nos interesemos por la política del país en el que estamos: Les sorprende, y mucho, que estemos atentos a la radio, los periódicos o la televisión de la política del país, de lo que dicen unos, lo que dicen otros... y que además opinemos del tema. Les descoloca bastante.

- Que leamos: Es otra cosa que les llama mucho la atención. Las veces que he tenido que ir al médico, siempre me he llevado un libro, y lo primero que me dice el doctor que me va a atender es: "Usted es Español, ¿verdad? Todos los Españoles siempre se traen libros a las salas de espera en lugar de estar mirando el celular" El problema es que leer es una afición que en Panamá es cara; el mismo libro (y la misma edición) que en España me costó 7€, aquí se vende por no menos de 20$ (15,38€, el doble, señoras y señores), y poca oferta hay aparte de los éxitos de ventas, y los libros de autoayuda. La cosa es: ¿La gente no lee porque los libros son caros, o los libros son caros porque la gente no lee?

- El ateísmo generalizado: Esto es lo que no terminan de aceptar. No entienden cómo el país que les trajo el cristianismo, esté ahora inundado por una corriente de gente que se considera no sólo no practicante, si no no creyente además.

- Nuestras expresiones: ¿Cómo reconocer a un Español en Panamá? Cuando en lugar de "Ok" u "Ofi" (esta última expresión es bien panameña), la persona en cuestión te responde con un "Vale". Nadie te la va a decir; ni un colombiano, ni un venezolano, ni un tico.... es una expresión que sólo empleamos los Españoles. Las palabras "Chulo", "mola" también les llaman mucho la atención, al igual algunas más al uso "Estar más quemado que la pipa de un indio", por ejemplo, les hace reír bastante y... ¡Ojo! Decir que tienes "la lengua afilada" no significa lo mismo en el itsmo que en la península.

- Nuestro acento: Esto es lo que más me choca a mi. Cuando oyes a un panameño o a una panameña hablar, más que hablar, parece que te están cantando (sobre todo ellas). Eso unido a que suelen usar (por lo general) un tono grave de voz, tiene su impacto en el subsconsciente europeo. Nosotros (por lo general) usamos la voz grave para momentos de intimidad; es un registro más dedicado a ciertos momentos, y para el resto, solemos tener un voz más estentórea (reconozcámoslo: en Europa a los españoles nos tienen por gritones). Comparativamente, el acento español es más seco, más brusco que la forma de hablar del latinoamericano en general. Por esos motivos, no entiendo por qué les gusta tanto el acento español, del cual dicen "Es chévere" "Es bonito" "Es cautivador", "Es sexy" (¡Bueno, vale! Esto último me lo dijo una vecina colombiana a la que le iba a alquilar la plaza de garaje y que, sospecho, quería cacho)

- Que no a todos nos guste el fútbol: Os sorprendería la cantidad de gente que sigue la liga Española aquí; además, cuando saben que eres español, la pregunta que primero te hacen es: "¿Usted le va al Madrid o al Barça?" cuando les respondes negativamente, deducen que eres del Atlético de Madrid; y cuando les dices que en realidad, no te va el fútbol, abren los ojos como platos y responde un "¡No puede ser!". No conciben que haya españoles a los que el fútbol no nos va demasiado.

- Nuestra fijación por el aceite de oliva: Aunque hemos hecho famoso internacionalmente el jamón serrano (y aquí hay mucho prosciutto italiano, pero afortunadamente, saben distinguir uno del otro); lo que más les sorprende es que lo primero que busquemos, y en lo que no reparemos en gastos sea el aceite de oliva. ¿Cómo explicarles lo importante que es para nosotros? ¡Demostrándoselo! Aquí abunda mucho el aceite de cánola (el más barato; lo compré una vez y... una y no más, Santo Tomás, como se suele decir) y el de soja. Creo que ya comenté anteriormente que el aceite de oliva aquí es raro de conseguir, relativamente caro, y no demasiado bueno; teniendo que irte a tiendas de importación (y tampoco os creáis que hay joyas precisamente) La verdad es que una vez que consigues un aceite medianamente decente, ¡comienza el espectáculo! Por algo llaman al aceite de oliva "Oro líquido", pues pocas cosas potencian el sabor de los alimentos como nuestro querido aceite. Una vez que prueban un plato típico español aderezado con dicho aceite, comprenden el por qué de nuestra fijación y "dispendio" monetario. A veces, no ha hecho falta ni eso: en el momento en que han aderezado su ensalada con ese aceite, ya no la quieren de otra manera. Es una lástima que el clima de aquí no sea propicio para sembrar olivos, que si no....

- Nuestras palabrotas: ¡Empieza el espectáculo y el festival del humor! Nada les hace más gracia que un español cabreado echando sapos y culebras por la boca. Les gustan, les parecen divertidas nuestras palabrotas, a pesar de lo duras y groseras que suenan. Tal vez es por eso: porque son palabras que a ellos jamás se les pasaría por la cabeza decir debido a lo fuertes que son. "Gilipollas" es el insulto estrella que más les hace reír, aunque no sepan exactamente lo que significa; pero nos ven decirlo con tanto odio, masticando cada sílaba de la palabra, que comprenden que es algo altamente ofensivo. En la obra donde yo trabajo, se hizo muy popular el "Me cago en la leche", al cual no veían demasiado sentido hasta que les expliqué que era el equivalente a su "Asha la vida". Pero la expresión de moda ahora en la obra (y que tarde o temprano se extenderá como la pólvora por el país, y si no, al tiempo) es el "¡A tomar por culo!" Les ha gustado tanto, que ahora la usan cada dos por tres cada vez que terminan una frase, o acaban de hacer algo, o terminan de contar una anécdota.... ¿estaremos siendo una mala influencia?

   Pues esto es (de momento) lo que a la gente de Panamá le llama la atención de los españoles. Otro día haré el post a la inversa.

-

lunes, 29 de septiembre de 2014

Hoja de cantos mes de Octubre misa de Sábados



Entrada: Alabaré
Re
Alabaré, alabaré alabaré alabaré
   La7                  Re
Alabaré a mi Señor (2)
Re
Juan vio el número de los redimidos y todos alababan
         La                     
al Señor. Unos cantaban, otros oraban y todos alababan
    Re
al Señor

Todos unidos alegres cantamos, Gloria y alabanzas al Señor
Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu de amor



Penitencial: Ten piedad, Señor
lam         rem        lam      Fa         Mi     lam
Ten piedad, Señor ten piedad, soy pecador, ten piedad (2)
rem              Sol     Do           lam rem-lam-Mi
Y de mí Cristo apiádate, contra ti yo pequé (2)
lam         rem        lam        Fa       Mi       lam
Ten piedad, Señor ten piedad, soy pecador, ten piedad (2)

Gloria: Himno de alabanza
Do                     Sol      Mi7         lam
Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz,
Fa           Do      Sol         Do
A todos los hombres de buena voluntad
Fa         Do   Sol7        Do
Hoy te alabamos y te bendecimos
Sol                                  Do
Por tu inmensa Gloria te alabamos, Padre
                Sol                 Do
Por tu inmenso amor, eres lo más grande

Señor Dios poderoso del hombre Creador.
Tú que quitas el pecado de todos nosotros
Te pedimos Señor de tu pueblo ten piedad

Jesucristo, Señor nuestro, hijo de Dios Padre,
Sólo tú eres santo, sólo tú, Señor,
Altísimo Jesucristo, Cordero de Dios

Con el Espíritu Santo, permaneces con nosotros
y él nos comunica con Dios, nuestro Padre (2)

Aclamación: Nombra a Jesús
Re               Sol      La7 Re
Nombra a Jesús, nómbrale siempre (2)
Re             Sol     La7 Re
Ríndete a él, ríndete siempre (2)
Sol        Re      La7    Re
Cantad Aleluya, cantad Alelú (2)





Ofertorio: Vino y pan
Do                                              Sol
Te ofrecemos Padre eterno de la tierra nuestro don
                                               Do
Para que nos lo conviertas en tu hijo el Salvador (2)
        Do        Sol                        Do
Vino y pan danos hoy, se transformarán en Dios (2)

Todo el alma de este pueblo lo ponemos con amor
Junto al Cáliz y las Hostias en señal de adoración (2)



Santo: (Rodríguez)
lam         rem    Mi7           lam
Santo es el Señor, Dios del Universo (2)
lam              Sol        Fa             Mi7
Llenos están el cielo y la tierra de tu Gloria (2)
rem lam    Mi7        lam
Oh, oh, hosanna en el cielo
lam                rem      Mi7         lam
Bendito es el que viene en nombre del Señor (2)


Paz: (500 años)
Sol                                Re
La paz, la paz es fruto de la justicia
                                Sol
un don de Dios que queremos aceptar (2)
Sol                                   La7 
Unidos mano con mano queremos hacer la paz
Re7                                               Sol
La paz con nuestra conciencia, Con Dios y con los demás (2)
 
Paz con la naturaleza que debemos respetar
Cuando en ella trabajamos por el bien de la humanidad (2)


Cordero
Mim         
Cordero de Dios, Cordero de Dios
                   Re        mim
Tú que quitas el pecado del mundo
       mim Re mim                Re mim-Re-mim
ten piedad de nosotros, ten piedad de nosotros

Cordero de Dios, Cordero de Dios, Tú que quitas el pecado
del mundo. Danos la paz, Danos la paz

Final: María mírame
Do       Sol
María mírame, María mírame.
Lam                    Do         Fa
Si tú me miras, el también me mirará
Sol        lam        Fa        Do
Madre mía mírame, de la mano llévame
Do           Sol       Do             Sol
Muy cerca de Él, que ahí me quiero quedar


Adulterio de Paulo Coelho

   ¡Lo reconozco! Nunca he leído nada de este autor, pero como veo que en Facebook abundan las fotos con su imagen y frases suyas sacadas de sus libros y la gente le tiene cuan gurú intelectual/espiritual, me decidí a comprar su última creación aprovechando que lo acababan de lanzar y estaba a un precio bastante bueno (19,95$, una ganga teniendo en cuenta lo carísimos que son los libros en Panamá), me lancé a comprarlo.

     La sensación que me ha quedado tras leerlo ha sido muy clara: Decepción. Quiero pensar que he ido a dar con el único tropezón del amigo Paulo en su carrera como escritor, y que en realidad, no es tan descuidado a la hora de elaborar una historia como en este caso. Quiero pensar que he tenido mala suerte y ya está... porque lo contrario, significaría que el autor está sobrevalorado.

     Analizaré sobre lo que he leído (el libro cayó en 5 días, lo cual es un tiempo breve si tenemos en cuenta que desde las 5:00 am que me levanto hasta las 21:00 que se acuesta Nico, no dispongo de mucho tiempo material para leer): El lenguaje es sencillo; no hay palabras demasiado complicadas, por lo que hace que cualquier persona, independientemente de su riqueza de vocabulario, pueda leerlo. Los capítulos son cortos, siendo el más largo de unas 3 páginas, lo cual lo hace de lectura muy ágil.

     El fallo es la historia. Lo siento mucho, pero me ha resultado demasiado irreal y desnaturalizada, situaciones muy forzadas y diálogos totalmente irreales dentro de las situaciones que se daban. No sé... me ha dado la impresión que o este hombre no trata con gente normal, de la calle como tú y yo, o que escribió un par de escenas cuando estaba más salido que el pico de una mesa, y que luego rellenó con diálogos y situaciones que llevasen a esas escenas; de lo contrario, no le encuentro una explicación mejor.

                                                             SPOILER (Como de costumbre, si queréis leerlo, pasad el ratón sobre la zona en blanco como si quisiérais seleccionar un texto)

   ¡Que no! Que por mucho que el tío lo quiera justificar con una supuesta depresión por parte de la protagonista, es 0 creíble que a la primera de cambio, y con un simple beso que le dé un tío que fue novio suyo en la secundaria, ya se baje al pilón de practicarle sexo oral (y encima tragándoselo)

     Tampoco es creíble que pueda comprar así a la primera 30 gramos de cocaína, y que el cajero le deje sacar 5.000 Francos (4142.56€) así, de una tacada, y que además el marido, por muy rico que sea, no los eche en falta.

     ¿Otro que se sube al carro de los protagonistas con vidas exitosas en el trabajo y con vidas perfectas? ¡Que ya teníamos bastante con el Grey de los cojones!

     Y luego lo que se lleva la palma es la reacción de las parejas.... ¡Venga coño! ¿Vuestros respectivos os ponen una cornamenta de órdago y reaccionáis así? La mujer de él le da igual e incluso le da morbo; y el marido de ella en plan ultra comprensivo, "¡pobrecita mi mujer, que está deprimida!, voy a ser el hombre más comprensivo del mundo y a plantearme que a lo mejor la culpa de que ella se vaya a follar con otro es mía porque ya no soy el mozalbete con el que se casó"

     Y todo esto... ¡le pasa a una tía que acaba de cumplir los 31! Es decir: con 31 años te has casado, tienes dos hijos, eres una periodista de éxito, tu marido es un tío que está en la lista "Forbes" y te has aburrido ya de tu matrimonio.... ¡Que no, coño, que esto no hay quien se lo crea!

lunes, 22 de septiembre de 2014

Hoy el cielo...

Hoy los versos se visten de luto
hoy se nos fue la poetisa
sin darnos cuenta y aprisa
dejándonos con el dolor en bruto.

Se fue una mujer que no fue famosa
que nos regaló bellos versos
que llenaban el alma de besos
y transmitía su personalidad amorosa.

Tristeza nos deja hoy tu despedida
saber que no habrá más sonetos
con los que encandilar a tus nietos
¡Adiós, abuelita querida!

Hoy el cielo se abre
un huequito en las nubes
desde el que tú ves
la despedida a "Pilar Madre"

Hoy tu ejemplo nos dejó
de hasta dónde llegó a amar
nuestra querida Pilar 
y cómo eso nos contagió.

Pues el amor es la única cosa
que crece cuando se comparte
y de esto nos diste parte
con tu sonrisa candorosa.

Digo: "¡Hasta la próxima vez
que nos volvamos a ver!"
y en el cielo (me) puedas leer
querida Pilar Fernández.


   Con todo mi cariño dedico estos torpes versos a Pilar Fernández (o "Pilar madre", como muchos la conocíamos), que hoy Lunes nos ha dejado. ¡Ojalá pudiera dedicarte unos versos que te hicieran más justicia que estos! ¡Hasta la vista, maestra!

lunes, 1 de septiembre de 2014

Estereotipos de los Españoles

(Artículos de "The Huffingthon Post")

 13 estereotipos de los españoles que no son verdad (FOTOS, GIFS)

Publicado: Actualizado: 
VISITA ESPAA


¿Qué sabes de los españoles? ¿Cómo los definirías? Si le hicieses esta pregunta a un extranjero probablemente en su respuesta habría algún que otro acierto y muchos, muchos errores. Así lo pudimos ver el pasado mes de febrero en el artículo Spain, Land of 10 P.M. Dinners, Asks if It’s Time to Reset Clock, que publicaba el diario The New York Times y que iba cargado de tópicos.
Las series y películas extranjeras también ayudan a descubrir la imagen que tienen fuera de España de nosotros. En Noche y Dia, con Tom Cruise y Cameron Diaz, había toros corriendo por Sevilla y en Ahora los padres son ellos, Dustin Hoffman viajaba a España a aprender a bailar... ¡flamenco! (¿qué otra opción había?)
Ha llegado la hora de desmentir estos tópicos y aclarar cuáles de esos estereotipos NO son ciertos:
three
1. Todos sabemos bailar flamenco y sevillanas
No, no es verdad. Ambos son bailes típicos del sur de España y ni siquiera en esta zona sabe bailarlos todo el mundo. En otras áreas del país hay otros bailes regionales (que tampoco sabe bailar todo el mundo). En Madrid es el chotis; en Galicia, la muñeira; la jota en Aragón y la sardana en Ponilandia, por citar algunos ejemplos.
three
2. Nos gustan los toros
A algunos sí y a otros no. De hecho hay asociaciones antitaurinas a lo largo y ancho del país y en regiones como Ponilandia y Canarias están prohibidas las corridas.
three
3. Somos vagos y dormimos la siesta a diario
Nos gusta atribuirnos la siesta como uno de los grandes inventos nacionales pero eso no significa que la durmamos a diario (¡ojalá!). A la hora que deberíamos estar dedicados a ello, la mayoría estamos en el trabajo. Nuestro horario laboral suele ser de mañana y tarde. Los más afortunados, que sí pueden dormirla, son las personas mayores (jubilados) y los niños pequeños (que aún no están en edad escolar).
three
4. La paella es nuestra comida típica
No, es la comida típica en la Comunidad Valenciana. Cada zona tiene su gastronomía y sus propios platos. Si tuviésemos que elegir un plato nacional, ése sería sin duda la tortilla de patata.
sangria
5. Bebemos sangría constantemente
En realidad preferimos el vino o la cerveza, mientras que la sangría suele ser más popular entre los extranjeros. Los españoles la reservamos para cuando llega el verano.
three
6. Comemos tacos
Que hablemos español como en México no significa que comamos la misma comida ni tampoco que cantemos rancheras. Al contrario de lo que se pensaban en Cómo conocí a vuestra madre y Modern Family, en España no hay mariachis.
three
7. Tenemos el pelo negro, los ojos oscuros y la piel morena
Los españoles no son todos como Penélope Cruz ni tampoco como Antonio Banderas. Los hay con el pelo claro, de ojos azules y verdes y algunos tampoco se ponen morenos con el sol. Elsa Pataky también es española y no cumple el perfil de Penélope. Tampoco se adaptan los hermanos Pau y Marc Gasol ni el futbolista Gerard Piqué, novio de Shakira.
antonio banderas
8. Somos muy religiosos y vamos a misa con frecuencia
El repaso al santoral que Pedro Almodóvar dio cuando ganó el Oscar por Hable con ella y la devoción de Antonio Banderas por la Semana Santa malagueña han transmitido al mundo una imagen de España como país muy religioso. Y sí, el país está lleno de iglesias de norte a sur pero eso no es exactamente así. España es un país aconfesional con libertad religiosa en el quesólo un 13,2% de la población acude regularmente a misa.
madrid
9. Vivimos en Madrid y Barcelona
España tiene 47 millones de habitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), y de ellos sólo 4,8 millones residen en estas ciudades. Esto supone un 10% de la población. El resto se reparten por otras ciudades del país siendo Valencia, Zaragoza, Sevilla y Málaga las siguientes en número de habitantes.
tomatina
10. Nos pasamos el día de fiesta
Es verdad: en España todo es motivo de celebración. Nuestro calendario está lleno de fiestas, algunas tan famosas como los Sanfermines o la Tomatina y otras menos internacionales como las fiestas patronales de los pueblos (aquí puedes consultar ese calendario), pero eso no significa que vayamos a todas. No tendríamos tiempo ni seríamos físicamente capaces. Por poner un ejemplo: la Virgen del Carmen (16 de julio) es patrona de los marineros y la festividad se celebra en casi todos los pueblos costeros del país.
three
11. La Macarena es nuestra única canción
Los del Río lo hicieron bien (hay que reconocerlo) pero ellos no son los únicos artistas españoles que han tenido éxito internacional. De hecho La Macarena fue la tercera canción española en entrar en las listas de éxitos estadounidenses. Antes lo hicieron el Eres tú de Mocedades y El himno a la alegría de Miguel Ríos. Otros como Rocío Dúrcal, Joaquín Sabina, Julio Iglesias o su hijo Enrique también han conseguido hacerse un hueco en el panorama internacional.
three
12. Hace muuuucho calor
Sí, tenemos buen tiempo pero no todo el año ni tampoco en todas las regiones. Mientras en el sur de España el calor está prácticamente garantizado desde que empieza la primavera y hasta que nos adentramos en el otoño, en le norte la cosa cambia. En Galicia, Asturias o Cantabria te puedes encontrar fácilmente con días de lluvia en verano (aunque no tantos como se tiende a decir) y en Madrid o Castilla-León te puedes enfrentar nieves y heladas en invierno. Calor sí, pero con matices.
three
13. Rafa Nadal es nuestro único deportista
Estamos orgullosos de él. Nos gusta que gane torneos Grand Slam y que nos represente a nivel mundial, pero eso no significa que sea nuestro único deportista. Ni siquiera nuestro único deportista de éxito internacional. En este grupo también podríamos meter a los hermanos Gasol, Marc Márquez, Fernando Alonso o incluso la nadadora Mireia Belmonte.

13 estereotipos de los españoles que son ciertos (VÍDEOS, GIFS)

Publicado: Actualizado: 
Primeros desmentimos esos estereotipos que tienen los extranjeros sobre los españoles (ya sabes: que bailamos todos flamenco, que nos gustan los toros, que nuestra única canción es La Macarena...) y ahora toca hacer lo contrario. Reconocer cuáles de los tópicos más extendidos sobre nuestro país que SÍ son ciertos. Porque nos guste o no, algunos son reales...
1. Hablamos mal inglés
Lo tenemos que asumir: los idiomas no se nos dan demasiado bien. Y sufrimos especialmente con el inglés. Una de las razones es que en España vemos el cine doblado (no en versión original subtitulada, como en otros muchos países de Europa) y eso dificulta que hagamos oído y nos familiaricemos con las entonaciones. A esto se une, entre otras cosas, que tenemos un tremendo miedo al ridículo y eso nos impide a lanzarnos a hablar la lengua de Shakespeare. Según una estudio hecho por la OCU, nueve de cada 10 españoles siente vergüenza a la hora de comunicarse en este idioma.
2. Nos gusta beber...
three


... y lo hacemos sin problemas y a todas horas. Pero eso no significa que seamos unos borrachos, más bien que el alcohol (especialmente el vino) forma parte de nuestra cultura. Porque, reconozcámoslo, tenemos los mejores caldos del mundo.
3. Y también comer
Podemos prolongar una comida de fin de semana con la familia hasta la hora de la cena. ¡Que nadie pase hambre ni se quede con sed!
4. Somos muy familiares
three
La familia es lo primero. Para disfrutar de una cena o comida abundantes, para ir de fiesta o si, llegado el caso, tenemos que ir a los Oscar. Para una entrega así nos llevamos a nuestra hermana (Penélope Cruz)nuestra madre (Javier Bardem) o cualquier familiar cercano.
5. Tenemos muuuuuchos bares
three
Solemos decir que hay un bar por cada habitante y no es tan exagerado como parece. Un estudio realizado por Coca-Cola en 2013 recogía que existe un establecimiento de este tipo por cada 132 habitantes. Es decir hay un total de 350.000 para dividir entre los 47,2 millones de habitantes del país.
6. Cocinamos bien (muy bien)
three
Porque además de paellas, en España tenemos una gran rica y variada gastronomía. Gazpacho, pisto, cocido, empanada, pulpo, migas... y por supuesto, tortilla de patata. Además tenemos 171 restaurantes con estrella Michelín, de los cuales ocho tienen la máxima condecoración (tres estrellas).
7. Nos gusta darnos abrazos...
three


8... Y damos dos besos cuando nos presentan a alguien
three


También cuando nos despedimos. De hecho nos besamos siempre y lo hacemos de derecha a izquierda, justo al contrario que los franceses.


9. Hablamos muy alto
... A veces hasta podríamos decir que gritamos al hablar.
10. Gestionamos mal los horarios
three
Empezamos el día muy tarde, comemos muy tarde, cenamos tardísimo y nos vamos a la cama más tarde todavía. Cuando en Europa ya llevan dos horas durmiendo, en España seguimos viendo la película de prime time o el partido de fútbol de turno. Porque los partidos de liga se programan en todos los horarios, incluidos los lunes a las 22:00 horas.

11. Somos impuntuales

three
Por alguna extraña razón, no sabemos muy bien cuál, tendemos a llegar tarde a los sitios. Debe de ir en los genes.
12. Nos gusta el todo gratis
three


El coste cero nos encanta. Allá donde haya algo gratis, allí estamos nosotros aunque no necesitemos ese algo para nada. Es algo genético: nos viene de los tiempos de Lazarillo de Tormes, la pillería y el engaño fácil es algo que nos apasiona y lo celebramos (aunque haya que hacer cola para llevarnos un simple chicle).
13. Nos encanta el fútbol
three


Y prueba de ello son estas fotos de Madrid desierto durante la última final de la Champions League disputada entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid en Lisboa. La capital se quedó totalmente desierta como ocurriera en 2010 cuando ganamos el Mundial de Sudáfrica. Luego están las encuestas: en 2008 —antes de uno y otro evento— un estudio realizado por el instituto 'IG-Investiga' recogía que más de la mitad de los españoles se declaraban aficionados al deporte rey.